Tengo siempre el poder de decidir

Tal vez te parezca algo presuntuoso pues quizás crees que aún hay ocasiones en las que “no tienes elección”. Seguro que hay hechos que no puedes cambiar, personas y circunstancias que son diferentes a lo que te gustaría… pero siempre puedes elegir qué piensas y cómo te sientes ante un hecho. Ahí está la libertad: no el lo que vives sino en cómo lo vives.

Lo malo es que confundes los hechos con las historias que te cuentas sobre esos hechos.

Hoy te propongo recuperar tu poder de decidir cómo eliges ver tu mundo. Eso ya es cambiarlo de alguna manera. Ten en cuenta que una opinión siempre se puede cambiar; y que siempre puedes decidir o elegir cómo vas a vivirlo. Las opiniones solo son eso y no tienen porque ser verdad.

No discuto cual es la realidad, sino cuál eliges que sea la tuya. Hay muchas realidades, esto es lo que has de entender. Tal vez todas sean igual de verdad o de mentira, da igual. A la hora de elegir, yo siempre me quedo con la elección que me proporciona más paz interior. Y esa pasa a ser mi verdad.

Nadie siente temor, a menos que sea lo que ha elegido sentir. Nadie siente aflicción a menos que sea lo que ha elegido sentir.

Repasa tus elecciones y decide volver a elegir para sentirte en paz contigo.

Recapitulado la idea de hoy: Tengo siempre el poder de elegir. Y esto no es engreimiento sino la humildad de aceptar que lo que vivimos es lo que elegimos.

Compártelo con alguien que sufra, te lo agradecerá.

CITA-EN-LA-CIMA

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *