ucdm, Supercoaching by Raimon Samsó, aprende a ser un líder en tu ramo con mi programa experto, explota tu potencial al máximo, logra la independencia anhelada y convierte en una figura de autoridad en tu ramo. Logra todo esto mediante supercoaching, impartido por Raimon Samsó, utiliza tu conocimiento para lograr ingresos y consigue la libertad financiera y personal que tanto esperabas, ahora es el momento, comienza a emprender y suscríbete a mi página. Expresa tu mensaje y lo que tienes que decirle al mundo, comparte tu historia de éxito, como lograste la libertad y utiliza tus capacidades para lograr la vida soñada.

Entradas

Hoy no daré credibilidad a ninguna de mis pesadillas

¿Cómo podría hacerlo, darle realidad, si la misma palabra «pesadilla» implica sueño, implica estar dormido?

Esto es una metáfora pero es muy real: solo los que duermen sufren pesadillas, y de vez en cuando tienen un sueño feliz. Pero siempre están soñando porque siempre están dormidos.

Sé por experiencia  que siempre que hay sufrimiento, dolor emocional, ansiedad, preocupaciones, estrés… ( no importa como llames a tu pesadilla, aunque apuesto a que no usas esta palabra ya que desconoces que estás en medio de un sueño) es por una razón: hay un sueño infeliz, los más frecuentes.

En otras palabras: siempre que hay sufrimiento, la persona ha olvidado por completo quien es y qué es la vida.

Sólo una persona que no sabe quien es en realidad puede sufrir. Se cree tanto su pesadilla que la hace «real», se la cuenta al mundo y busca testimonios que le den también credibilidad. Su dolor le dat tiempo y energía al dolor interno: le da «vidilla».

Y así entra en un círculo vicioso en el que las pesadillas cambian de forma y apariencia pero nunca cambian sus efectos.

¿Sabes cuanta gente duerme en el mundo? la mayoría, un 80% está profundamente dormido… no tienen idea de qué es real y qué no lo es. Sufren.

Pero tú ahora sabes lo que está ocurriendo y decides no dar credibilidad a ninguna pesadilla.

Hoy he decidido que la verdad corrija la confusión de mi mente

He decidido que la verdad sanará la confusión de mi mente.

¿Qué es confusión en la mente?

Es una falsa percepción que aún no se ha reconocido como tal.

Es una ausencia de verdad y eso no puede ser más que una mentira que se confunde con la verdad.

Es una fantasía, un sueño.

Pero, ¿cómo saber si vivo desde la verdad o desde la fantasía?

Es muy sencillo, tienes un termómetro interior que te indica el grado de verdad o de fantasía en tus percepciones. Se llama «emociones». Así, si un pensamiento te da paz, es verdad; si te da sufrimiento, es mentira. Tan sencillo como esto. Y te aseguro que es así en el 100% de los casos, sin excepciones. No trates de negociar con esto, no te funcionará.

La verdad nunca duele, solo duele lo que te cuentas sobre la verdad. Solo duelen las mentiras que nos contamos sobre la verdad.

Sé que esto no es del agrado del ego. Escucharlo es duro pero ignorarlo lo es más.

Tarea para esta semana: cada día comprobaré cómo me siento con cada una de mis creencias o razonamientos. Y descartaré aquellas que me  alteren y estén llenas de temor; y solo conservaré aquellas que me devuelvan la paz interior porque ahora sé que la verdad corregirá todas las confusiones de mi mente.

Si te gustó, compártelo.

Hoy no tomaré ninguna decisión a solas

¿Qué significa el título de este post?

Que siempre decidimos desde el ego, desde la cabecita, desde la razón, siempre a solas, desvinculados de la fuente del amor y para empeorarlo acompañados del temor y la duda… si esto es así no es de extrañar que se acaben tomando decisiones equivocas, que la mayoría de elecciones no funcionen y que la gente viva en el océano de la incertidumbre creyendo que es normal, o la única forma de vivir.

Hoy decidiré, no desde el ego, sino desde el ser esencial que está conectado con todo y con todos. Desde la intuición que es la fuente de toda inspiración. Donde la certeza es total.

El mayor problema que enfrentamos es tomar una decisión de lo que haré y luego preguntarme que es lo que siento que he de hacer. Es el mundo al revés.

No sabes cómo tomar decisiones por eso cometes errores.

Si quieres algunas pautas para tomar decisiones acertadas en el 100% de los casos, hazte estas preguntas antes de elegir:

  • ¿decido desde el amor o desde el temor?
  • ¿mi decisión me aporta paz o me la quita?
  • ¿mi decisión me hace sentir bien o mal?
  • ¿mi decisión me conduce a lo mejor o a lo de siempre?
  • ¿mi decisión es coherente con mis prioridades y valores?

Una vez hayas contestado estas preguntas toma una decisión sabiendo que no lo haces a solas pues ahora cuentas con el apoyo de la fuente de toda sabiduría.

Cuando eliges desde la esencia del amor cualquier decisión es acertada al margen de lo que ocurra y jamás vuelves la vista a trás para arrepentirte de tus lecciones.

Cuando eliges por tu cuenta, el error es inevitable.

Por ejemplo en la economía de la felicidad que enseño, cuando ayudas a otros a ti te va bien, hagas lo que hagas y decidas lo que decidas. En realidad no tienes que decidir nada, todo está claro y actúas.

Te estoy hablando de un estado mental sin incertidumbre y con el cual, hagas lo que hagas, siempre tiene éxito.

Si te gustó el post, participa en un seminario que cambiará tu vida:

CITA-EN-LA-CIMA

 

El sufrimiento no forma parte de mi…

El sufrimiento no forma parte de mi.

Nunca soy aquello que siente pesar, lo que experimenta ese sufrimiento no es sino una ilusión de los que soy.

Esto no es una creencia sino un hecho que se deduce de la observación del pensamiento y de la presencia en el ahora.

Solo una mente no observada sufre porque confunde su identidad real con sus creencias.

Si sufro es porque me he contado una mentira, la verdad no duele, solo duelen los pensamientos acerca de la verdad y los hechos.

Por eso haré bien en revisar todo lo que pienso, creo, digo y hago en ese ámbito de mi vida en el que hay alguna clase de sufrimiento. Y ese dolor interno solo cesará si corrijo mis puntos de vista.

Recapitulando: lo que sufre no es parte de mi, es una auto imagen ilusoria desconectada de la verdad.

Compártelo…

No soy una víctima de las circunstancias

 

La idea de hoy no requiere que sea una creencia sin más, sino que requiere que la apliques para comprobar después si es creíble para ti.

Para ello, te propongo que examines todas aquellas situaciones en las que te sientas víctima de las circunstancias o de ciertas personas; y mientras las mantienes presentes en tu mente, respires en silencio para ti: «Hay otro modo de ver esta situación en la que que nadie sea una víctima».

Esto no es para liberar a nadie de responsabilidad alguna, sino para liberarte a ti de juzgar y culpar.

Cuando dejas de juzgar y de buscar culpables, eres por fin libre (de una forma que nunca has soñado).

Lo que te propongo no es muy difícil y puede ayudarte a recuperar tu paz interior en cualquier situación.

Si quieres ir un poco más allá, y te atreves a saltar todo el rencor y hacerlo para siempre, voy a proponerte que vuelvas a pensar en la situación que te perturba mientras repites para ti mismo: «Podría sentir paz interior en lugar de rencor». Nadie sugiere que «debas» sino que «puedes».

Una vez la mente acepta esa nueva opción, es cuestión de tiempo que se aplique.

Así que recapitulando: «No soy una víctima de las circunstancias pues puedo sentir paz interior en lugar de rencor».

Si te gustó, haz un comentario o compártelo con alguien que esté sufriendo porque se percibe como víctima del mundo.

Puedo librarme del sufrimiento así…

 

La idea de hoy es que puedes cambiar todos los pensamientos que te causan dolor. Que no es poco. Todos es todos. Vayamos allá. Lo primero que te recordaré es que un pensamiento siempre se puede cambiar, ninguna ley natural lo impide. De nuevo: todos es todos, no éste sí y aquel no… todos. Este post es para las personas que están cansadas del sufrimiento inutil.

Cada vez que sufres, te recordarás que la verdad nunca puede hacerte sufrir (para eso ya estás tú), de modo que te estás contando una historia (irreal) que te lleva a sufrir. Solo las historias mentales (fantasías y mentiras) que te cuentas tienen el poder de hacerte sufrir. El resto, lo que queda, es la verdad libre de juicios y valoraciones, apegos, exigencias y necesidades… Si entiendes esto, estás  a un  suspiro de la paz interior.

¿Cómo sabes que vives una fantasía? Porque sufres. ¿Cómo sabes que vives en la verdad? Porque estás en paz interior. Tuitéalo.

La forma de saber si vives la verdad o no es examinar si no sufres o si sufres. Son equivalentes. No son los hechos reales los que te causan dolor sino las historias irreales que te cuentas acerca de los hechos lo que te hacen sufrir.

La realidad son los hechos, no lo que te cuentas sobre los hechos.

Regla práctica: si te sorprendes ensayando mentalmente una conversación triste, te detendrás  y te harás esta pregunta: «¿A quién trato de convencer?» Porque cada vez que pugnas mentalmente con alguien o algo, abres una brecha de separación entre ambos, y en consecuencia de conflicto y dolor.

Si te sorprendes revolviendo entre recuerdos del pasado dolorosos, volverás a este instante presente y te repetirás: «La paz solo se halla en el presente».

No podrás encontrar la paz mental en el pasado o en el futuro.

¿Por qué? Porque el pasado y el futuro no existen y la paz sí existe. No encontrarás lo real en medio de lo irreal.

Y en definitiva, hoy invitarás a tu mente pensamientos nuevos, elegirás lo que piensas en cada momento (no lo que el contexto quiere que pienses) sustituyendo los pensamientos negativos por otros de elevada vibración y contenido. Esta es tu tarea práctica para hoy y los días que vengan.

Recuerda, esto es coaching para milagros, prepárate para una vida diferente.

Si te gustó, compártelo y déjame un comentario abajo.

CITA-EN-LA-CIMA

He creado mi vida tal como es… no soy una víctima

 

Lo primero que te diré es que no eres víctima del mundo que ves, porque lo que ves en tu vida es lo que has elegido ver.

Del mismo modo que elegiste ver las cosas «tal como son» puedes elegir verlas de otra manera, y lo serán.

Mientras desees verte como víctima, lo serás. Cuando ya no desees verte como víctima, no lo será. Pruébalo… Puedes aplicar esta idea a tu mundo interior y a tu mundo exterior, porque son lo mismo. No hay ninguna diferencia, recuerda que el mundo material se sustenta en el mundo inmaterial.

Lo que llamas realidad solo es un símbolo. tuitéalo.

Puedes liberarte como víctima de tus pensamientos y también de los pensamientos de los demás.

La primera conclusión de la idea de hoy es que siempre puedes ver tu mundo de otra manera. He dicho que puedes, no que sepas hacerlo. Al menos ahora. Pero puedes entrenarte; para ello te recomiendo que cierres los ojos y te repitas: He creado mi vida tal como es. Y porque fui yo quien la creó, ahora puedo elegir crearla de nuevo pero baja otra mirada.

Cuando te sientas perturbado, recuerda que siempre hay otro modo de ver y de vivir aquello que te perturba.

Compártelo con personas que estén sufriendo este momento difícil.