Entradas

Vivir desde el amor vs. Vivir desde el miedo

¿Qué es el Amor? El Amor es tu esencia real. Aunque estamos tan separados de ella que hasta nos parece algo irreal, inexistente.

Pero, lo sentimos verdadero, a veces cuando leemos libros de desarrollo personal que nos dicen que lo único que existe y es real es el amor sentimos una gran paz y certeza interior. Lo sabemos pero lo olvidamos rápido…

Y esta sería una buena definición: El amor es la esencia real de quién somos. Solo el amor real, sin oponentes, porque el miedo es irreal, una invención del EGO que es asu vez una irrealidad de la mente separada.

Nuestra identidad real se confunde por esa imágen creada artificial a la que llamaremos EGO, que es una construcción mental, es una identidad con la cuál ocultamos nuestra identidad real.

Y la gente sufre, porqué no sabe quién es, no sabe quién es el otro, lo confinde todo con su ego, o con el ego del otro; y ahí empieza el juego del ego, que acaba siempre en conflicto y sufrimiento.

Escucha el audio:

Lée el libro:

El dolor como medio para sanar

“El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”, Buda. A esto se reduce todo.

Como seres humanos experimentamos en reiteradas ocasiones el dolor, experimentar dolor es solo una experiencia más que nos puede brindar muchas enseñanzas, si le permitimos a este que sea nuestro maestro. Como no resistirnos a él.

El dolor forma parte de la experiencia de la vida. No tiene nada de malo salvo que no te gusta.

La vida es un constante aprendizaje, el viaje de la vida esta llena de sabiduría, donde nuestros maestros se nos presentan de diferentes formas, ya sea en una persona, en una situación que se tiende a repetir.

Si algo debes de entender es que el dolor es algo que experimentarás a lo largo de tu vida y no puedes evitarlo, no puedes huir de él; pero si puedes evitar el sufrimiento, el sufrimiento consiste en engancharte en resistirse, en luchar contra el dolor. Aceptar que el dolor se manifieste, es natural, pero no te quedes apegado en la negación, ya que eso se transformará en sufrimiento, un auto engaño de la mente.

Callar el dolor con analgésicos es no escuchar tu cuerpo.

El sufrimiento es una elección, es la elección de nuestra mente, mediante pensamientos y emociones provocados por nosotros mismos, que nos mantiene alejados de las maravillas y la simpleza de la vida. La vida no es sufrir si  decidimos que así sea, o puedesser complicada si lo decidimos, o puede ser hermosa o puede simplemente ser, todo depende de cómo decidamos mirarla.

Aprender a ver la vida de una manera sencilla nos ayuda a tener una mejor calidad de vida, nos ayuda a ser mejores aprendices de toda experiencia en nuestro camino, sacarle el máximo provecho a cada situación desde la plena conciencia y estando en el presente. Podemos trascender la situación por la cual estamos pasando y verla objetivamente, hacernos a un lado de lo que ocurre nos puede ayudar a solucionar “problemas” que creíamos que no tenían solución, nos ayuda a ver más claro, y a no enfrascarnos. Libera.

No tienes problemas, tienes resistencia.

Aceptar una situación dolorosa emocionalmente es crucial para poder trascender la emoción, aceptar la situación en la cual estamos actualmente nos dirige a la verdadera solución de nuestros problemas. El poder de la aceptación nos hace soltar, evita el apego emocional inútil a situaciones o personas, ya que el apego crea sufrimiento, la negación crea sufrimiento, pero la aceptación nos brinda claridad.

Los grandes problemas que te aquejan, no son más que una tormenta en un vaso de agua.

Me reitero, experimentar dolor es normal e inevitable, el querer evitarlo solamente te traerá sufrimiento, por ello no seas cruel contigo, analiza tus emociones y tu actuar al momento de experimentar el dolor o cualquier otra emoción.

La vida es como debe de ser, por eso es… muchas veces pasarás por situaciones que te causarán un profundo dolor emocional, y tal vez creerás que no podrás superarlo; sin embargo, lo harás, porque nada es permanente y todo cambia. La persona que eras ayer ya no está hoy, el tiempo corre, y esa situación de  dolor terminará, siempre lo hace… a menos que no se lo permitas. Y comenzará algo nuevo, todo cambia, todo tiene un principio y un final.

El dolor es una cosa y el sufrimiento, otra.

Tienes que entender que una cosa es lo que nos ocurre y otra es como reaccionamos ante ello, hay situaciones externas que tal vez no estén en nuestro control, pero lo que si podemos controlar es como reaccionamos ante ellas, como tomamos las situaciones que se nos presentan, qué es lo hacemos, qué es lo que pensamos, qué es lo que sentimos.

No huyas del dolor, acéptalo como una señal de algo más importante… es tu maestro, aprende de él, es  natural, cuando en tu vida se presente el dolor, aprende, mira con atención, no hagas un juicio negativo, sé objetivo al respecto, no trates de controlarlo, no trates de suprimirlo, pide a la vida la sabiduría necesaria para aprender de esa situación dolorosa, no preguntes ¿por qué?, sino ¿para qué?

Y utiliza todo para tu evolución espiritual, incluido el dolor, la vida es aprendizaje hacia el despertar, afronta la situación, en plena conciencia de que lo que te ocurre, es lo que es y no no podía ser otra cosa.

Hazte suave y el dolor se aliviará, el sufrimiento se evaporará.

 

Más consejos diarios en mis redes . No olvides seguirme en mis redes sociales y compartir:

http://www.youtube.com/user/Raimonsamso

https://twitter.com/raimonsamso

https://www.facebook.com/raimonsamso

https://www.instagram.com/raimon_samso/

El “yo” que sufre

El yo que sufre inútilmente. Una visión del dolor emocional que permite disolverlo y dejar de crearlo.

 

El sufrimiento no forma parte de mi…

El sufrimiento no forma parte de mi.

Nunca soy aquello que siente pesar, lo que experimenta ese sufrimiento no es sino una ilusión de los que soy.

Esto no es una creencia sino un hecho que se deduce de la observación del pensamiento y de la presencia en el ahora.

Solo una mente no observada sufre porque confunde su identidad real con sus creencias.

Si sufro es porque me he contado una mentira, la verdad no duele, solo duelen los pensamientos acerca de la verdad y los hechos.

Por eso haré bien en revisar todo lo que pienso, creo, digo y hago en ese ámbito de mi vida en el que hay alguna clase de sufrimiento. Y ese dolor interno solo cesará si corrijo mis puntos de vista.

Recapitulando: lo que sufre no es parte de mi, es una auto imagen ilusoria desconectada de la verdad.

Compártelo…

Puedo librarme del sufrimiento así…

 

La idea de hoy es que puedes cambiar todos los pensamientos que te causan dolor. Que no es poco. Todos es todos. Vayamos allá. Lo primero que te recordaré es que un pensamiento siempre se puede cambiar, ninguna ley natural lo impide. De nuevo: todos es todos, no éste sí y aquel no… todos. Este post es para las personas que están cansadas del sufrimiento inutil.

Cada vez que sufres, te recordarás que la verdad nunca puede hacerte sufrir (para eso ya estás tú), de modo que te estás contando una historia (irreal) que te lleva a sufrir. Solo las historias mentales (fantasías y mentiras) que te cuentas tienen el poder de hacerte sufrir. El resto, lo que queda, es la verdad libre de juicios y valoraciones, apegos, exigencias y necesidades… Si entiendes esto, estás  a un  suspiro de la paz interior.

¿Cómo sabes que vives una fantasía? Porque sufres. ¿Cómo sabes que vives en la verdad? Porque estás en paz interior. Tuitéalo.

La forma de saber si vives la verdad o no es examinar si no sufres o si sufres. Son equivalentes. No son los hechos reales los que te causan dolor sino las historias irreales que te cuentas acerca de los hechos lo que te hacen sufrir.

La realidad son los hechos, no lo que te cuentas sobre los hechos.

Regla práctica: si te sorprendes ensayando mentalmente una conversación triste, te detendrás  y te harás esta pregunta: “¿A quién trato de convencer?” Porque cada vez que pugnas mentalmente con alguien o algo, abres una brecha de separación entre ambos, y en consecuencia de conflicto y dolor.

Si te sorprendes revolviendo entre recuerdos del pasado dolorosos, volverás a este instante presente y te repetirás: “La paz solo se halla en el presente”.

No podrás encontrar la paz mental en el pasado o en el futuro.

¿Por qué? Porque el pasado y el futuro no existen y la paz sí existe. No encontrarás lo real en medio de lo irreal.

Y en definitiva, hoy invitarás a tu mente pensamientos nuevos, elegirás lo que piensas en cada momento (no lo que el contexto quiere que pienses) sustituyendo los pensamientos negativos por otros de elevada vibración y contenido. Esta es tu tarea práctica para hoy y los días que vengan.

Recuerda, esto es coaching para milagros, prepárate para una vida diferente.

Si te gustó, compártelo y déjame un comentario abajo.

CITA-EN-LA-CIMA