Entradas

Cómo gestionar las emociones

La gestión emocional suena a novedad, es un tema del que se habla abiertamente solo desde hace un par de años. Hemos reconocido la importancia del autoconocimiento de nuestras emociones y como impactan a nuestro entorno.

Tan importante es este tema para nuestro desarrollo personal, que filósofos reconocidos como Daniel Golleman  y J. Freedman afirman que entre el 70% y 80% del éxito que obtengamos en nuestros procesos profesionales durante la edad adulta están estrechamente ligados a nuestra inteligencia emocional.

El proceso de autoconocimiento trata de lograr el equilibrio de emociones, de vivir con ellas sin estar sometido a ellas.

¿Qué es la gestión emocional?

La gestión emocional abarca un proceso interno de autoconocimiento, parta identificar nuestros procesos emocionales, sus raíces, detonantes, y que causan en nosotros.

A partir de una conciencia emocional podemos tomar acciones en función de administrar nuestros impulsos y gestionar cada situación. Únicamente identificando con claridad nuestras emociones y sus  causas podemos superar de manera satisfactoria las etapas de nuestra vida que nos presenten dificultad.

Es importante hacer una distinción vital en este tema, gestión de las emociones no implica para nada “control de las emociones” que muchas veces termina en un proceso de negación o supresión de los impulsos que determinadas emociones generan en nosotros, estos procesos de supresión únicamente van a fortalecer los ciclos negativos que puedan causar en nosotros.

De hecho, un punto vital para los procesos de autoconocimiento emocional es precisamente no controlar las emociones, en lugar de eso, observarlas y fluir para poder transmutarlas.

“Como seres humanos, todos queremos ser felices y estar libres de la desgracia, todos hemos aprendido que la llave de la felicidad es la paz interna. Los mayores obstáculos para la paz interna son las emociones perturbadoras como el odio, apego, miedo y suspicacia, mientras que el amor y la compasión son las fuentes de la paz y la felicidad”- Dalai Lama.

Si ya sabes lo que es la inteligencia emocional, aprende a aplicarla en tu día a día, para una vivir desde el amor y no desde el temor.

Para lograr la gestión de las emociones debes llevar a cabo una serie de procesos internos previos, estos te van a servir para identificar las emociones, qué detonantes las generan en ti, qué síntomas causan, cómo manejarlas de la mejor manera y finalmente, qué beneficios puedes sacar de cada una de ellas.

Recuerda que no son solo las emociones “positivas” las deseables, incluso la tristeza hace una revelación.

Veamos cuál es el proceso correcto para fortalecer nuestra gestión emocional:

Lo primero que debes vivir es la etapa de experimentación, esto consiste en permitir sentir una emoción fuerte, en lugar de controlarla, es necesario vivirla para traspasarla.

Siempre que decides suprimir una emoción pensando que eso te dará “control emocional” solo estás repitiendo su ciclo. Otra alternativa es que surja una emoción sustitutiva para desconectarnos del malestar inicial. En cualquier caso, al rechazar una emoción, está regresará con más fuerza tarde o temprano.

Permítete observar tus impulsos emocionales. Esto puede resultar algo incómodo y te va a sacar por completo de lo que es tu “zona de confort emocional”. Se paciente.

Cuando has sentido plenamente tus emociones es momento de analizar qué es realmente lo que sucede en ti, se trata de observarte sin juzgarte, sin culparte.

La clave de la inteligencia emocional es el autoconocimiento así que observarte durante los episodios más intensos va a ayudarte.

La aceptación es lo que sigue, el entender que tus emociones son una consecuencia de tus pensamientos.

No es sencillo, tampoco es rápido, pero recuerda que los resultados son para toda la vida. Vivir desde la paz interior merece la pena.

Tengo una lectura que recomendarte para profundizar en las dos emociones básicas: amor y temor. Feliz lectura.

taller-de-amor-edicion-de-lujo-20-aniversario

Cúal es la importancia de la Inteligencia Emocional en nuestras vidas.

La inteligencia emocional es la capacidad de entender, reconocer y gestionar las emociones. Cuando desarrollas inteligencia emocional desenvolverte en el entorno social es más fácil, ya que no solo se trata de tus emociones propias sino de reconocer la de los demás.

Lo normal es hablar solo de inteligencia intelectual, que es la que desarrollas durante las distintas etapas de educación, sumado a los años de experiencia laboral.

Es, al parecer, la única que realmente importa a lo largo de la vida. Vale más ser el mejor en las notas que ser una persona capaz de reconocer sus emociones y gestionarlas, o por lo menos eso es lo que parece.

Sin embargo, el conocimiento y las habilidades intelectuales en sí, no son suficientes para el desempeño exitoso de la vida, tanto a nivel personal como a nivel laboral.

El mundo no se construye desde la dimensión individual, sino desde la social, y en ambos casos tu deber es servir. Y son las personas que poseen inteligencia emocional los que logran marcar una diferencia positiva con sus acciones.

Cuando posees inteligencia intelectual puedes ser capaz de elaborar el mejor producto en el mercado pero no saber lidiar con las personas para venderlo, o ser el trabajador más eficiente, con mayor preparación y pasar años detrás del mismo escritorio mientras otros menos hábiles ascienden o emprenden negocios exitosos.

Existe la figura del “cateto emocional”. Glups.

Y siempre encontramos personas menos hábiles técnicamente hablando, y sin embargo son más exitosas, ¿por qué? no se trata de que estas personas nacieran con dones especiales, sino que a lo largo de su vida, han desarrollado aptitudes y actitudes que fortalecen áreas como la inteligencia emocional.

 ¿Qué tan beneficiosa puede ser la Inteligencia Emocional?

La respuesta corta es: ¡Bastante! Son tantos los beneficios, que de hecho, si cada beneficio fuese una semilla, florecería un frondoso jardín con actitudes impulso en la carrera y en cualquier área en la que te desenvuelvas.

La inteligencia emocional es el cimiento de habilidades claves como:

  • Gestión del tiempo.
  • Toma de decisiones.
  • Tolerancia al cambio.
  • Comunicación efectiva.
  • Flexibilidad de pensamiento.
  • Consciencia y Autoconocimiento.

Ahora bien, conociendo entonces lo que es la inteligencia emocional y alguno de sus innumerables beneficios, es hora de enfocarte en desarrollar 2 habilidades clave que te van a llevar a conseguir la libertad financiera, haciendo uso de tus emociones:

1. Fortaleza mental

La fortaleza mental es esa particular, única, combinación de: pasión, tenacidad, y compromiso interior, que te permite abrazar tus metas hasta hacerlas realidad.

Cuando de emprender se trata, la mayoría de las personas desertan, ya sea antes de empezar siquiera, o cuando después por temor al fracaso.

Entonces, ¿cuál es el común denominador?, pues que estas personas carecen de fortaleza mental, no hacen lo que algunos no se atreven a hacer a pesar de las dificultades.

Si quieres fortalecer tu mente, aliméntala con los siguientes hábitos:

  • Comete errores, muchos, vuelve a intentarlo y no vaciles: los emprendedores más exitosos, no pierden tiempo ni energía en sus fracasos, ellos más bien los ven como pequeños traspiés, necesarios pasos en el proceso de alcanzar sus metas. Estás en modo beta, ¡Recuérdalo!
  • Controla tus emociones: sin duda los pensamientos negativos no te dejan pensar claramente; así que debes comprender que las emociones no engañan, lo que si puedes es manejarlas efectivamente y mantenerte en control. ¡Actitud positiva!
  • Toma las decisiones que tienes que tomar: ya sea planteándote las decisiones o haciéndote preguntas poderosas con respecto a tu situación, administra tus decisiones y descarta aquellas que no sean prioritarias. 
  • Siempre en pie: una vez le preguntaron a Muhammad Ali – boxeador estadounidense- cuántos abdominales hacía, y el respondió que empezaba a contar solo cuando le dolía, que los primeros no importan…, y así es en la vida de éxito, cuando el proceso se hace más doloroso – difícil – es cuando mayor empeño debes tener.
  • Se amable siempre: incluso hasta con los que son groseros contigo, no se trata de que te pasen por encima, sino que los demás no definen la persona que quieres ser.
  • Por encima de todo, sé siempre responsable de tus acciones: demuestra que tu enfoque en las metas vale más que tu ego, de hecho la gente siempre tiende a recordar más como afrontaste el problema, a cómo fue que lo causaste.

2. Enfoque a la acción

Desarrollar enfoque a la acción va de la mano con el desarrollo de la fortaleza mental, debes conocer los hábitos que te ayudarán a ejecutar las acciones para actuar en consecuencia y conseguir la libertad financiera que tanto deseas.

  • Siempre gestiona tu tiempo: no te dejes llevar por la dictadura de lo “Urgente”, y dejar que cosas pequeñas sin importancia se apropien de tu tiempo, delega y enfócate en lo que solo requiere de tu tiempo y atención para la obtención de resultados.
  • Di “No” sin miedo cuando sea necesario: una de las razones por las que muchas personas se estancan en el proceso de enriquecimiento, es el no saber decir que “No” adecuadamente, pensando que puede resultar grosero; sin embargo, “No” es una palabra poderosa que evita que te llenes de compromisos que luego no querrás manejar. 
  • Mantente positivo: todo el mundo te lo ha dicho, pero no debes irte al extremo de caer en ideas fantasiosas, sin entender que ser positivo es un desafío que requiere enfoque, intención y compromiso.
  • Pide ayuda cuando la necesites: puedes tener muchos conocimientos en lo que te apasiona, y seguro sabes cómo servir a los demás y, pero debes aprender que otros pueden hacer esas cosas por ti. 
  • Asóciate con ganadores: me refiero a personas con las que tengas metas en común y sobre todo valores, que te inspiren, que te impulsen a mejorar.

“Vive como si fueras a morir mañana y aprende como si fueras a vivir por siempre” – Mahatma Gandhi.

A lo largo de tu aprendizaje sobre inteligencia emocional irás adquiriendo otras habilidades que te llevarán hacia el éxito,  la libertad.

Y para acabar, una recomendación en mi video escuela:

dinero, dinero feliz

AUTOCONOCIMIENTO, EL PRIMER PASO AL ÉXITO

El autoconocimiento consiste básicamente en la reflexión, en conectarte con tu yo y empezar a invertir tu tiempo en conocerte. Empieza cuando te preguntas ¿Quién soy?, te ayudara no solo a tener mayor conciencia sobre ti, sino a estar seguro de quien eres.

La clave está en saber que preguntas hacerte, recuerda que una buena pregunta trae como consecuencia una buena respuesta, y si por el contrario te enfocas en hacer preguntas incorrectas -por lo general enjuiciadoras-, te aseguro que la respuesta será igual de improductiva.

Por lo general el autoconocimiento es un proceso lento, pero con pasos en firme. Cuando eres capaz de concientizar que es una prioridad invertir tu tiempo en conocerte, se vuelve un proceso de aprendizaje continuo y gratificante. Avanzas y retrocedes, Un día entras en el cielo, y al siguiente te arrastras por el suelo. Es así.

Entre los puntos que debes examinar dentro de ti, están los siguientes:

 – Valores: son principios que te representan, son un conjunto de sueños, ideales y aspiraciones. Es bueno entonces que te preguntes que valores te definen, de esos valores con cuales te sientes a gusto y cuales quieres cambiar.

– Competencias: es la forma en que utilizas todos tus recursos para resolver una situación determinada. ¿Qué eres capaz de hacer?, tus competencias van de la mano con el conocimiento que tengas, con tus habilidades y actitudes personales. Te explico:

  • Conocimiento: Es lo que sabes.
  • Habilidades: El saber hacer.
  • Actitudes: El querer hacer.

Cuando los pones en práctica y llegas a dominar estos tres aspectos fundamentales del autoconocimiento, conseguirás abrir tu mente a nuevas posibilidades. Pero además deberás indagar tu identidad espiritual, ese paso es irrenunciable. Ahí está el poder verdadero. Cuando sepas quién eres desde el espíritu, será invencible y todo lo conseguirás. Léete mi libro el Código de la Manifestación, allí lo dejo todo muy claro. Lo tendrás todo cuando sepas todo de ti.

Identificar las competencias no es una tarea sencilla, claro, es porque vale la pena. Son el conjunto de aprendizajes que has ido acumulando a lo largo de tu vida, es tu formación, tu experiencia laboral, tu experiencia de vida.

– Visión: Es un punto clave cuando empiezas el proceso de autoconocimiento. La visión es una fuente de inspiración, proyecta lo que quieres para tu vida y sirve para mantener el enfoque en momentos difíciles. Tener esa visión te mantendrá motivado.

Pregúntate: ¿En dónde me veo en tres años? ¿Cómo es una vida feliz para mí?

Proyéctate y traza un plan de acción para lograrlo:

– Preferencias: Es aquello que eliges entre todas las alternativas que eres capaz de ver. Las prioridades son preferencias, lo que valoras por encima de otras cosas son tus preferencias, pregúntate ¿qué me gusta hacer?, ¿qué me hace sentir más a gusto?, ¿por qué?, ¿con quién disfruto compartir en mi tiempo libre?

Sin duda las preferencias forman parte de los rasgos que nos diferencia de otros.

– Gestión emocional: Este punto es sobre la inteligencia emocional, el conjunto de competencias emocionales que te caracterizan, la capacidad de conocerte, de desarrollar autocontrol, mantener la motivación, tener empatía, poseer habilidades sociales.

La inteligencia emocional es un aspecto de tu vida que puede mantenerse en constante mejora, además de poder expresar tus emociones de manera equilibrada también podrás distinguir las de los demás.

Autoconocimiento:

Cuando consigues desarrollar confianza y desarrollas efectivamente una autovaloración puedes:

  • Reconocer tus emociones y saber qué las activa.
  • Convertir los problemas en experiencias y reflexionar sobre ello.
  • Aclarar tus valores y objetivos.
  • Cuestionar tus creencias.
  • Comprender los vínculos que existen entre lo que sientes, dices y haces.
  • Desarrollar confianza en ti mismo.

Cuando logras el autoconocimiento casi por añadidura logras el autocontrol, las personas con esta competencia logran:

  • Permanecer en calma y equilibrio en momentos difíciles.
  • Mantener una actitud positiva como estilo de vida.
  • Reconocer errores.
  • Ser responsable, organizado y cuidadoso.
  • Flexibilidad de pensamiento.

Buscar información en internet y leer libros de autoayuda de calidad (no de falsos gurús vendedores de humo), te puede facilitar el camino que estas por recorrer, o el que quizás ya estas recorriendo.

Hay tests que sirven para ayudar a tener una mejor idea de tu personalidad, te dejo un link por si te animas: https://www.16personalities.com/es/test-de-personalidad

 

Espero este post sea de utilidad para ti, déjame tus comentarios y cuéntame de que quieres que hable en mis próximas publicaciones.

Si quieres formar parte de la comunidad de #abrazaloextraordinario entonces no dudes en seguirme en mis redes sociales:

http://www.youtube.com/user/Raimonsamso
https://twitter.com/#!/raimonsamso
https://www.facebook.com/raimonsamso
https://www.instagram.com/raimon_samso/

Un abrazo.

“Camarero, este café está frío”: entrevista a Raquel Ballesteros

Este post es la entrevista que le realicé a mi amiga, psicóloga y autora del nuevo libro: “Camarero, este café está frío”, un manual de inteligencia emocional que tuve la suerte de prologar. Hoy ya está a la venta. Y con motivo de su publicación y lanzamiento entrevisté a la autora, la psicóloga: Raquel Ballesteros. Tomando un té caliente…

raquel Ballesteros

Dice Raquel Ballesteros:

“Nuestras palabras tienen un efecto importante en nosotros mismos y en el otro. El modo en que nos comunicamos y relacionamos con el mundo y con nosotros mismos, facilitará que nuestras relaciones sean sanas y constructivas, que nuestros objetivos y metas lleguen y que nuestra autoestima mejore. La asertividad es la capacidad para expresarnos de manera libre, auténtica y efectiva, respetando nuestros deseos, ilusiones y necesidades y teniendo en cuenta las de los demás.

¡Camarero, este café está frío! Primeros auxilios para mejorar tu asertividad, tu comunicación y tus relaciones personales, es el primer libro de psicología y habilidades sociales en viñetas, un libro con un formato original y ameno, para aprender a gestionar las situaciones cotidianas, conocer más a fondo la asertividad y entrenar tus habilidades sociales. Un libro que forma parte del proyecto Viñetas para Vivir.”

 

P- En el libro enumeras varias habilidades sociales y profundizas en alguna de ellas para que el lector pueda empezar a entrenarlas, de una manera sencilla y clara. ¿Cuáles son las habilidades sociales que más nos cuestan?

R- Las habilidades sociales son ese conjunto de estrategias que nos resultan útiles para relacionarnos y acercarnos a nuestros objetivos (ya sea hacer amigos, conseguir un trabajo, resolver una negociación o un conflicto, o un sinfín de otros propósitos). En el libro he querido profundizar en aquellas que más a menudo veo en mi consulta y que para mí han resultado más vitales. Estas son; gestionar los conflictos, enfrentarnos al enfado del otro, recibir y ofrecer críticas, decir no y poner límites, expresar nuestras emociones y la capacidad para ayudar y recibir ayuda del otro.

 

P- Hablas de “Primeros auxilios para mejorar nuestra asertividad, comunicación y relaciones personales”. ¿Las habilidades sociales se pueden entrenar?

R- ¡Por supuesto! Existe una diferencia clara entre reaccionar a lo que nos sucede o actuar desde la conciencia. Cuando empezamos a tomar conciencia de cuáles son nuestras dificultades, a reconocer esos patrones automáticos que surgen cuando sentimos miedo, rabia, vergüenza y que entorpecen nuestra comunicación con el otro, podemos empezar a cambiar. Parar, observarnos y respirar, nos da tiempo y libertad para decidir cómo queremos enfrentar las situaciones cotidianas.

Yo misma, si he llegado a escribir un libro, a ser terapeuta y a hacer muchas de las cosas que he hecho en esta vida es debido a haber entrenado mi asertividad y haber experimentado y continuar entrenando lo que expongo en mi libro. Para mí, la asertividad no ha sido algo natural e innato.

 

P- Enumeras tres perfiles de personas; las agresivas, las asertivas y las pasivas. ¿Todos tenemos algo de estas actitudes?

R- ¿A quién no le ha sucedido alguna vez que ha querido expresar algo y lo ha terminado haciendo de un modo agresivo y descontrolado, perdiendo los papeles? o al revés ¿Nos hemos reprimido y callado, para evitar el conflicto, para no incomodar al otro? Seguro que todos nos sentimos identificados con esto. Todos tenemos algo de agresivo o pasivo en algún momento determinado.

Cuando nos comportamos de manera agresiva, es cuando priorizamos nuestras necesidades sobre las de los demás (manipulando o controlando al otro) pero esto a medio-largo plazo tiene un alto precio, que es el deterioro de las relaciones personales y en ocasiones la culpa. Puede que consigamos nuestros objetivos y metas teniendo una actitud agresiva, pero como hemos dicho, las consecuencias pueden llevarnos a la insatisfacción y al aislamiento.

La persona pasiva al contrario, antepone las necesidades de los demás a las suyas, posponiendo sus deseos, sus decisiones y su tiempo. En consecuencia vamos acumulando mucho resentimiento y difícilmente llegamos a conseguir nuestros propósitos.

Agresivo y pasivo son dos extremos, son dos estereotipos que he querido exagerar en el libro, porque dentro de ahí hay muchos matices. Conseguir el punto de equilibrio (la asertividad), a menudo nos resulta más sencillo en unas situaciones, en unas áreas de vida o con unas personas determinadas y no con otras, pero ésa es la clave para la satisfacción personal y para una sana autoestima.

 

Espero que este aperitivo te sea útil en tu vida, y si quieres ampliar busca su libro en librerías y en Internet.

Feliz lectura.