Entradas

Dejar de ser tú

Dejar de ser tú.

Seguramente te habrán dicho muchas veces en tu vida eso de: tienes que ser tú, tú mismo, tienes que ser alguien en la vida, tienes que reinventarte… encuentra tu mejor yo. Pero ¿ aq ué yo se refieren? Sin duda a uno inexistente, falso, ilusorio…

Todo lo que tiene que ver con tu personalidad, o con tu carácter, no deja de ser ese personaje ficticio al que llamó “memiyo”. “Memiyo” es la suma de tres sílabas que son me, mi, y yo, es decir todo lo que tiene que ver contigo y tus asuntos. Tus pronombres favoritos. Pero Memiyo no existe, es un ego inventado.

Bueno eso es una pesada carga, una carga que tienes que acarrear durante toda tu vida y que te exige estar mejorando lo imperfecto, como si lo imperfecto pudiera mejorarse. ¿Qué yo tratan de mejorar?

Es la voz de Memiyo, que te está diciendo que te falta algo para ser feliz o que te sobra algo para ser feliz. O que si el mundo cambia, o los demás cambian, tú serás feliz por fin.

Es decir, siempre te está proponiendo planes imposibles para una felicidad imposible. No se trata de reinventarte sino de dejar de inventarte.

Mira este video:

Enrólate en el video curso:

Sal de las apariencias

Bien sabes que el consciente, a través del pensamiento, de la imaginación, sobre todo del sentimiento, y de esa imaginación sentida… imprime en el subconsiente, el cual, es la causa de todos los hechos que ocurren en tu mundo. Tu subconsciente es la causa y tu subconsciente está imprimido por tu consciente, así que tu subconsciente tiene que expresar todo aquello que ha sentido impreso por tu mente consciente.

Tu subconsciente no valora, no juzga, simplemente ejecuta, convierte en hechos todo aquello que se sembró en él.

Me has oído decir muchas veces que creas lo que eres, no creas lo que deseas, ni siquiera lo que piensas, creas exactamente aquello que eres en este momento; por eso es importante cómo te sientes cuando imaginas lo que deseas.

Te ruego que niegues, la falsa evidencia de los hechos presentes, o las apariencias, porque ellos simplemente reflejan el pasado, lo que tú sentiste en algún momento y que con el tiempo se ha convertido en tu realidad presente.

Tienes lo que has sentido antes.

Así que niega la falsa evidencia, sal de las apariencias, y mantén esa emoción de lo deseado; si la mantienes el tiempo suficiente verás en la realidad aquello que deseas ahora. Por eso te decía que un cambio de sentimiento, es un cambio de destino, lo escribí en mi libro El Coach Iluminado, y también lo mencioné en el Código de la Manifestación. Dos obras que te situarán en un nivel de conciencia difícil de explicar con palabras.

Un cambio de sentimiento, acerca de ti y de tu vida, de quién eres, es un cambio de tu propio destino.

Mira este video:

Hazte con este video entrenamiento:

No eres tú (ego) el origen de tu abundancia

Una de las cosas que las personas desean es no vivir dentro de esa nube de insuficiencia. Nadie quiere vivir desde la carencia, desde la falta, ausencia o desde la pobreza.

Y tenemos que entender, que el orígen de la abundancia, de la prosperidad, de la riqueza, de la manifestación, no está nunca en nuestra persona, tal y como la conocemos, en nuestra personalidad, en nuestro ego. Sino que, la fuente de esa abundancia, el suministro de la riqueza, es el YO SOY, es la presencia, es la divinidad que está en nosotros.

Yo soy todo lo que preciso.

Ya eres la esencia espiritual, que puede crear cualquier cosa en este plano. Tenemos que recordar a menudo y no olvidar, que nosotros no creamos nada. Nosotros en realidad no estamos haciendo nada, no estamos proveyendo de absolutamente nada, porque es la Presencia quien hacer eso a través de nosotros, a través de nuestro nivel de conciencia.

Yo me reclamo y me doy todo lo que preciso.

Entonces, ¿Por qué unas personas manifiestan más que otras?, porque su nivel de conciencia es diferente y se centra en manifestar lo que el espíritu crea. El nivel de conciencia es como el diafragma de una cámara de hacer fotos, que se abre o se cierra en función de la luz.

Así que lo que está ocurriendo, es que la presencia puede manifestar cualquier cosa, y sin embargo nuestra conciencia, es el que en realidad está limitando el suministro abundante.

Escucha este audio:

Sigue este video curso:

Lée este libro:

Nunca te enfadas con quién tú crees

Nunca te enfadas con quien tú crees.

¿Qué afirmación tan extraña verdad?, déjame repetirla: “nunca te enfadas con quién tú crees”.

Entonces, si es así, ¿con quien me estoy enfadando cuando estoy enfadado?, déjame que te explique…

Cuando te enzarzas en un conflicto, en una discusión, en una pelea… en realidad no estás viendo a nadie real ahí. Simplemente ves un concepto de alguien, ves un ego de alguien, ves la idea que tienes tú de ese alguien, con la cual te enfadas: una personalidad o personaje pero no un Ser.

Sí, no te enfadas con el Ser que hay más allá de la personalidad, te enfadas con la opinión que tienes del otro, te enfadas con lo que sabes o no sabes de esa persona, con su iamgen: su lustroso ego.

En definitiva te enfadas con un concepto…¿ves como no te enfadas con nadie?

Si quieres ver más da click aquí

Si quieres profundizar, lée el ibro:

El coach iluminado, Podcast

EL COACH ILUMINADO es un libro-despertador, es un libro que te va a dar un toque para recordarte cosas importantes, así que está entre las dos cosas, entre libro y entre despertador. Está escrito para despertar del sueño del dolor y sufrimiento.

Te ayudará a no tomarte este mundo como la única realidad, lo cual te va a dar mucha ligereza, te va a dar libertad.

Dentro de todos nosotros hay un ego que quiere tener todo bajo su control, quiere tomar posesión de todo y todos, pero si miramos atrás vemos que no nos ha ido muy bien con él al mando.

El ego es el origen de todos tus problemas.

Es decir, le hemos aceptado como compañero de viaje, pero no nos ha ido bien, ha habido momentos de ansiedad, desanimo, tristeza, miedo, etc. Todo eso indica que el ego es la visión elegida, no el amor.

Lo que se te propone ahora no es deshacerse de ese personaje inventado, pero si de no creer que es real, y no hacerle ni caso, escuchado otra voz: tienes un ser amoroso dentro de ti.

La percepción del amor es real.

El miedo es imposible en la realidad, porque el miedo no puede alcanzar ni tocar al amor; por tanto el miedo es imposible en la realidad.

Si vemos que el miedo funciona como arma en el mundo, es porque el ego encuentra al otros egos. Y el ego de los demás solo necesita al tuyo para reforzarse. Y sin embargo, el amor es la única realidad. En el mundo verdadero el amor no solamente es verdad, si no que además es la única verdad.

Escucha el audio:

Lée el libro:

Sigue el videocurso:

Enseña a tu hijo que es un ser espiritual

Enseña a tu hijo que es un ser espiritual, es algo que nadie va a enseñarle en la escuela.

Si cualquiera de nosotros, le enseña a los jóvenes, a su hijo, a una persona joven… que el mundo es materia, y solo materia, y nada más que materia, le está estafando, le está mal enseñando; y comete el la peor falta: ocultar la verdad a un ser humano. Es como mentir.

La opción a la falsedad es que se cuestione que hay algo más que materia.

El angaño o ucultación de la verdad mata más que la carretera, más que las drogas, porque la ignorancia mata en vida. Les anula.

Entrenar a los seres para que crean en la superstición del materialismo al 100% debería ser delito.

Si quieres saber más mira este video:

Pon este libro en su biblioteca, es un legado de conocimiento esencial:

El yo que sufre

El yo que sufre, que está sufriendo en este momento, no es real.

Quisiera que te dieras cuenta, de que hay un yo que sufre, el cual no eres tú, y del cual te puedes desmarcar, o mejor: deberías desmarcarte.

Hay un yo que sufre, si eres consiente que hay una parte de ti que sufre, que está hecha, está diseñada, para sufrir, es muy fácil desmarcarte de ese yo irreal, es posible romper relaciones con ese yo que sufre y dejar de ser el yo pequeño e irreal, o como mínimo dejar de entregarle el control de los acontecimientos.

Hay un yo inventado que sufre dentro de cada uno de nosotros; y cuando sabes eso, cuando te das cuenta de lo que está haciendo, y no quieres que controle más tu vida, entonces puedes dejar de sufrir…

Si quieres ver más dale click a este video:

Si quieres leer el libro, consíguelo en:

Solo puedo renunciar a lo irreal

Hola, estoy aquí contigo para ofrecerte una nueva vitamina para el alma.

Una idea para hoy y la idea proviene de Un Curso de Milagros, un libro que adoro. La idea que elegí de ese libro para ti es: Sólo puedo renunciar a lo que nunca es real, a lo que nunca fue real.

La voy a repetir: sólo puedo renunciar a lo que nunca fue real. Es decir, cualquier cosa a la que puedas renunciar, en realidad no existe, solo es una fantasía. Te puedes desprender de una mentira porque es irreal, pero no te puedes desprender de la verdad porque es lo único real.

Por ejemplo, puedes renunciar a tu ego porque en el fondo no existe, así que te deshaces de nada. Pero no puedes renunciar a tu Yo real, al espíritu.

Por lo tanto. No estás sacrificando nada, no estás perdiendo nada. Vamos a aclararlo, sí una persona sacrifica una ilusión, una fantasía… En realidad está perdiendo nada porque  una fantasía es nada, una ilusión es humo; por lo tanto, cuando renuncias a cero pierdes cero.

De nuevo, todo aquello a lo que puedes renunciar en realidad no es real nunca ha existido, aunque tu creas que sí.

Si quieres saber más mira este video:

Y una última recomendación, una lectura:

Tropezamos con el propio EGO

Tropezamos con el propio EGO

Las personas no consiguen aquello que desean en la vida porque están renunciando al poder que puede crearlo. ¿Y cuál es ese poder que puede crearlo?, bueno pues su auténtica entidad.La gente confunde su personalidad con su identidad real. No somos nuestro ego, aunque lo usemos.

El ser humano desconoce al 100 × 100 quien es, y cómo desconoce quien es, desconoce el poder que puede manifestar sus deseos. Y quién puede pensar eso, pues sólo puede pensar eso una identidad falsa e impotente.Cuando conectas con tu identidad real, sabes de qué eres capaz y lo materializas.

Todos tenemos una identidad inventada, le llamamos ego cuando le ponemos este nombre la gente ya sabe que me refiero. El ser humano se identifica con una identidad ficticia carente de poder; y claro, desde ese punto carente de poder, no tienen la capacidad de manifestar las cosas que desean, lo que puede hacer sólo el ego es luchar; y a veces consigue cosas el ego, es a base de lucha, de sufrimiento, de esfuerzo… Buff, qué cansino es todo esto.

Si quieres saber más, mira este video:

Después de ver el video, si te entraron ganas de seguir aprendiendo conmigo, puedes visitar mi tienda on line donde encontrarás materiales de alto impacto en tu vida y profesión:

El poder de la única realidad

 

Ya se ha publicado mi libro El CÓDIGO DE LA MANIFESTACIÓN por ediciones Obelisco. Y quiero ofrecerte el primer capítulo para que le tomes el tono. Es el libro más importante que he escrito hasta la fecha, espero que te cambie la vida…

El poder de la única realidad

 

Acción interna y acción externa

¿En qué consiste la acción externa? Básicamente en hacer cosas en el mundo de las cosas. Lo que se conoce por agenda, plan de acción, tareas… Por ejemplo, la mayoría de lo que se examina en un proceso de coaching es casi todo el juego externo. Los comportamientos, los hábitos, las actitudes, el plan de acción con fechas, los resultados… En el fondo, todo eso no deja de ser un juego externo, que se expresa en el mundo de las cosas.

¿En qué consiste la acción interna? En una palabra: Ser. (Explicarlo está más allá de las palabras). La acción interna es imprescindible, la acción externa es opcional. Y a cierto nivel, esta última es totalmente innecesaria. Lo que quiero expresar es que a mayor nivel de conciencia, menor necesidad de actuar para conseguir manifestar la intención. Y al contrario, a menor nivel de conciencia, mayor es el esfuerzo necesario para manifestar los deseos. Sé que el mundo no te ha enseñado ni una palabra para ayudarte a crear un ideal de vida realizada, pero sólo es para que no recuperes tu poder ilimitado. Recuerda que vives en la mátrix del gran engaño.

Si alguna vez has pensado que tienes un gran poder, estás en lo cierto. Se te ha dado un gran poder pero no funciona como podrías pensar. El poder consiste en cambiar el mundo. Antes de explotar de alegría atiende a la condición: el modo de conseguirlo es cambiándote antes a ti mismo.

Pero sigamos con las dos miradas: mental y espiritual. Puedes comprender mentalmente desde la percepción, pero sólo desde el conocimiento de la introspección podrás comprender espiritualmente. Una cosa es lo que sabes y otra lo que eres. Percibir está bien, pero conocer es mejor. Percibir es interpretar el mundo (leerlo), pero conocer es moldear la realidad (crearla).

La segunda mirada es «conocer» desde el Espíritu, eso no es interpretación, ni percepción, es conocimiento puro. Para la Presencia creativa, la evidencia de los sentidos es irrelevante. desde la segunda mirada el mundo es dependiente de uno mismo.
 El Espíritu no comete errores, siempre entrega al ser humano lo que éste se dio a sí mismo primero en su mente. Sólo el yo inferior comete errores al prescindir del apoyo de la Presencia creativa (la sabiduría que consigue que maduren las situaciones).

Primero el espíritu, después la materia

En este apartado quiero llamar la 
atención sobre la importancia de desi
dentificarte con la materia para identificarte con el espíritu. Y establecer 
una relación de causa y efecto entre 
ambos. Éste es el secreto de los secre
tos para pasar de un estado de super
vivencia a uno de manifestación deliberada. Porque cualquier cambio en la materia será superficial y poco duradero.

A ti y a mí nos han hecho creer que el poder es externo. La humanidad posee una magia que ha olvidado practicar y, en consecuencia, se siente incapaz de alcanzar una vida mejor. Cree en la mala suerte, el destino, las casualidades y el karma en el mejor de los casos… Para recuperar el poder personal antes hay que renunciar al victimismo, son incompatibles. Todo lo que sucede procede de la responsabilidad sin que pueda hablarse de culpa o inocencia. No hay culpa en ningún punto del universo, es un concepto inventado por el ego que se afana en buscar culpables y echar balones fuera. Para tu conocimiento, sólo existe responsabilidad sin culpa. Habitamos un universo benévolo.

Tu mundo es tu conciencia manifestada.

Tu mundo material es una fotocopia de tu nivel de conciencia. Para cambiar debes ir más allá de la materia. Como es adentro es afuera. Y está escrito: «Como es en el cielo, así es en la tierra», o lo que es lo mismo, como es en la conciencia es en el mundo.

La única realidad

La consciencia del Yo Soy es la única realidad. ¿El resto?, una ficción proyectada.

Para ilustrar el concepto de la única realidad permíteme hacer un símil con un iceberg. Ya sabes que sólo flota una novena parte del iceberg, el resto está por debajo del agua y no es visible pero sí imprescindible para que el iceberg flote. Como no se ve, parece que no existe, pero sí está. De hecho, el iceberg flota
 porque lo no visible sostiene a lo vi
sible. Generalizando, en el mundo de
las cosas sólo vemos una proyección
de lo que es y todo lo que percibimos
se sostiene en el campo no visible de
todas las posibilidades. El mundo que 
ves es un sinfín de estados de conciencia materializados.

La única realidad es la causa de todas las causas, donde todo fenómeno del mundo puede ser explicado. La consciencia es la única realidad y la manifestación es el efecto.

Cómo elevar tu nivel de conciencia

La premisa básica de este primer poder, de la única realidad, es: cambia tu nivel de conciencia y transformarás tu mundo.

Para elevar tu vida, eleva tu conciencia. Punto.

¿Cómo elevar el nivel de conciencia para manifestar los deseos? Es lo que estás a punto de descubrir. Y para ello te hago tres propuestas. De acuerdo, no es sencillo, son pasos de gigante, pero a cambio sólo son tres:

  1. Propuesta Uno: Busca y captura nuevos paradigmas, ideas, creencias, descubrimientos que cambien lo que conoces, o crees conocer. Sé un incansable cazador de conocimiento esencial que transforme tu visión del mundo y del yo. Lee incansablemente contenidos fidedignos sobre la consciencia. Investiga y fórmate en desarrollo personal.
  2. Propuesta Dos: Mira el mundo sin ver el mundo, ve más allá de lo que ves, prescinde de la forma, enfócate en lo que no se ve, en la metafísica (más allá de la materia). Busca los cimientos invisibles de todo lo visible que sucede en tu día a día. Dirígete a conocer el Espíritu que hay en 
todo ser vivo. Declara cualquier situación que vivas como una experiencia espiritual perfecta.
  3. Propuesta Tres: Cambia el concepto de qué o quién eres, el
 concepto del yo construido. Renuncia a tus identidades basadas en el ego, y vislumbra la Divinidad en ti. Para investigar quién eres antes deberás saber lo que no eres. Reconoce la Presencia creativa de todas las cosas que es tu identidad real. Haz introspección, meditación y silencio mental. Tenlo presente en toda situación en la que te halles.

Ayuda a saber lo que no eres y por eliminación sabrás qué o quién eres. Cuando abandonas la identidad del ego, inventada y construida a lo largo de una vida, entonces el Yo Soy real emergerá de forma suave. El autoconocimiento implica no inventarse un «nuevo yo mejorado», sino dejar de construir autoconceptos inexistentes.

El mundo que cada uno ve es el resultado del autoconcepto que cada uno tiene de sí mismo. Para alcanzar un nivel de conciencia superior antes es preciso asumir un autoconcepto superior de uno mismo.

«Dejar de ser tú» es pensar, sentir y comportarse de un nuevo modo. Es ser alguien diferente y, en consecuencia, suceden cosas diferentes allá afuera. En esto consiste la reinvención, abandonar el hábito de «ser el de siempre», que es el peor de los hábitos.

Espero que la persona que termine la lectura de este libro sea diferente a la que la empezó.

Hasta aquí el primer capítulo de mi libro EL CÓDIGO DE LA MANIFESTACIÓN, si te gustó obtén el libro en el siguiente enlace, en tu librería y también en Amazon: