Entradas

Es más importante ser que hacer

Ser es más importante que hacer. Le llamo Super Coaching. elevar el nivel de la conciencia para conseguir más haciendo menos.

Nuestra vida ha llegado al punto de hoy porque es un recorrido muy largo de muchas decisiones seguramente muy pequeñas, pero que nos han llevado a donde estamos hoy. Somos el resultado de nuestras elecciones anteriores sumadas.

Así que si miramos hacia atrás, veremos que muchas decisiones -seguramente muy pequeñas- que tomadas inconscientemente nos han llevado a estar donde estamos, y es algo a tener siempre presente porque el futuro va a ser el resultado de las decisiones que tomemos a partir de mañana. Hoy incluido. Hoy estás eligiendo tu mañana.

Te recomiendo en el libro SuperCoaching que no seamos “el de siempre”. Ese consejo que se suele dar: “sé tu mismo”, es muy poca cosa. Es hasta peligroso porque ser  uno mismo, está bien, pero creo que todos aspiramos a algo muy superior. Alguien más real, más ilimitado, porque la persona que nos ha llevado a donde estamos hoy no nos puede llevar más lejos. Ya dio todo de sí… toca pasar a otro nivel.

Si quieres saber más mira este video:

Si quieres avanzar en esto, hazte con el video curso Supercoaching:

Tropezamos con el propio EGO

Tropezamos con el propio EGO

Las personas no consiguen aquello que desean en la vida porque están renunciando al poder que puede crearlo. ¿Y cuál es ese poder que puede crearlo?, bueno pues su auténtica entidad.La gente confunde su personalidad con su identidad real. No somos nuestro ego, aunque lo usemos.

El ser humano desconoce al 100 × 100 quien es, y cómo desconoce quien es, desconoce el poder que puede manifestar sus deseos. Y quién puede pensar eso, pues sólo puede pensar eso una identidad falsa e impotente.Cuando conectas con tu identidad real, sabes de qué eres capaz y lo materializas.

Todos tenemos una identidad inventada, le llamamos ego cuando le ponemos este nombre la gente ya sabe que me refiero. El ser humano se identifica con una identidad ficticia carente de poder; y claro, desde ese punto carente de poder, no tienen la capacidad de manifestar las cosas que desean, lo que puede hacer sólo el ego es luchar; y a veces consigue cosas el ego, es a base de lucha, de sufrimiento, de esfuerzo… Buff, qué cansino es todo esto.

Si quieres saber más, mira este video:

Después de ver el video, si te entraron ganas de seguir aprendiendo conmigo, puedes visitar mi tienda on line donde encontrarás materiales de alto impacto en tu vida y profesión:

El poder de la única realidad

 

Ya se ha publicado mi libro El CÓDIGO DE LA MANIFESTACIÓN por ediciones Obelisco. Y quiero ofrecerte el primer capítulo para que le tomes el tono. Es el libro más importante que he escrito hasta la fecha, espero que te cambie la vida…

El poder de la única realidad

 

Acción interna y acción externa

¿En qué consiste la acción externa? Básicamente en hacer cosas en el mundo de las cosas. Lo que se conoce por agenda, plan de acción, tareas… Por ejemplo, la mayoría de lo que se examina en un proceso de coaching es casi todo el juego externo. Los comportamientos, los hábitos, las actitudes, el plan de acción con fechas, los resultados… En el fondo, todo eso no deja de ser un juego externo, que se expresa en el mundo de las cosas.

¿En qué consiste la acción interna? En una palabra: Ser. (Explicarlo está más allá de las palabras). La acción interna es imprescindible, la acción externa es opcional. Y a cierto nivel, esta última es totalmente innecesaria. Lo que quiero expresar es que a mayor nivel de conciencia, menor necesidad de actuar para conseguir manifestar la intención. Y al contrario, a menor nivel de conciencia, mayor es el esfuerzo necesario para manifestar los deseos. Sé que el mundo no te ha enseñado ni una palabra para ayudarte a crear un ideal de vida realizada, pero sólo es para que no recuperes tu poder ilimitado. Recuerda que vives en la mátrix del gran engaño.

Si alguna vez has pensado que tienes un gran poder, estás en lo cierto. Se te ha dado un gran poder pero no funciona como podrías pensar. El poder consiste en cambiar el mundo. Antes de explotar de alegría atiende a la condición: el modo de conseguirlo es cambiándote antes a ti mismo.

Pero sigamos con las dos miradas: mental y espiritual. Puedes comprender mentalmente desde la percepción, pero sólo desde el conocimiento de la introspección podrás comprender espiritualmente. Una cosa es lo que sabes y otra lo que eres. Percibir está bien, pero conocer es mejor. Percibir es interpretar el mundo (leerlo), pero conocer es moldear la realidad (crearla).

La segunda mirada es «conocer» desde el Espíritu, eso no es interpretación, ni percepción, es conocimiento puro. Para la Presencia creativa, la evidencia de los sentidos es irrelevante. desde la segunda mirada el mundo es dependiente de uno mismo.
 El Espíritu no comete errores, siempre entrega al ser humano lo que éste se dio a sí mismo primero en su mente. Sólo el yo inferior comete errores al prescindir del apoyo de la Presencia creativa (la sabiduría que consigue que maduren las situaciones).

Primero el espíritu, después la materia

En este apartado quiero llamar la 
atención sobre la importancia de desi
dentificarte con la materia para identificarte con el espíritu. Y establecer 
una relación de causa y efecto entre 
ambos. Éste es el secreto de los secre
tos para pasar de un estado de super
vivencia a uno de manifestación deliberada. Porque cualquier cambio en la materia será superficial y poco duradero.

A ti y a mí nos han hecho creer que el poder es externo. La humanidad posee una magia que ha olvidado practicar y, en consecuencia, se siente incapaz de alcanzar una vida mejor. Cree en la mala suerte, el destino, las casualidades y el karma en el mejor de los casos… Para recuperar el poder personal antes hay que renunciar al victimismo, son incompatibles. Todo lo que sucede procede de la responsabilidad sin que pueda hablarse de culpa o inocencia. No hay culpa en ningún punto del universo, es un concepto inventado por el ego que se afana en buscar culpables y echar balones fuera. Para tu conocimiento, sólo existe responsabilidad sin culpa. Habitamos un universo benévolo.

Tu mundo es tu conciencia manifestada.

Tu mundo material es una fotocopia de tu nivel de conciencia. Para cambiar debes ir más allá de la materia. Como es adentro es afuera. Y está escrito: «Como es en el cielo, así es en la tierra», o lo que es lo mismo, como es en la conciencia es en el mundo.

La única realidad

La consciencia del Yo Soy es la única realidad. ¿El resto?, una ficción proyectada.

Para ilustrar el concepto de la única realidad permíteme hacer un símil con un iceberg. Ya sabes que sólo flota una novena parte del iceberg, el resto está por debajo del agua y no es visible pero sí imprescindible para que el iceberg flote. Como no se ve, parece que no existe, pero sí está. De hecho, el iceberg flota
 porque lo no visible sostiene a lo vi
sible. Generalizando, en el mundo de
las cosas sólo vemos una proyección
de lo que es y todo lo que percibimos
se sostiene en el campo no visible de
todas las posibilidades. El mundo que 
ves es un sinfín de estados de conciencia materializados.

La única realidad es la causa de todas las causas, donde todo fenómeno del mundo puede ser explicado. La consciencia es la única realidad y la manifestación es el efecto.

Cómo elevar tu nivel de conciencia

La premisa básica de este primer poder, de la única realidad, es: cambia tu nivel de conciencia y transformarás tu mundo.

Para elevar tu vida, eleva tu conciencia. Punto.

¿Cómo elevar el nivel de conciencia para manifestar los deseos? Es lo que estás a punto de descubrir. Y para ello te hago tres propuestas. De acuerdo, no es sencillo, son pasos de gigante, pero a cambio sólo son tres:

  1. Propuesta Uno: Busca y captura nuevos paradigmas, ideas, creencias, descubrimientos que cambien lo que conoces, o crees conocer. Sé un incansable cazador de conocimiento esencial que transforme tu visión del mundo y del yo. Lee incansablemente contenidos fidedignos sobre la consciencia. Investiga y fórmate en desarrollo personal.
  2. Propuesta Dos: Mira el mundo sin ver el mundo, ve más allá de lo que ves, prescinde de la forma, enfócate en lo que no se ve, en la metafísica (más allá de la materia). Busca los cimientos invisibles de todo lo visible que sucede en tu día a día. Dirígete a conocer el Espíritu que hay en 
todo ser vivo. Declara cualquier situación que vivas como una experiencia espiritual perfecta.
  3. Propuesta Tres: Cambia el concepto de qué o quién eres, el
 concepto del yo construido. Renuncia a tus identidades basadas en el ego, y vislumbra la Divinidad en ti. Para investigar quién eres antes deberás saber lo que no eres. Reconoce la Presencia creativa de todas las cosas que es tu identidad real. Haz introspección, meditación y silencio mental. Tenlo presente en toda situación en la que te halles.

Ayuda a saber lo que no eres y por eliminación sabrás qué o quién eres. Cuando abandonas la identidad del ego, inventada y construida a lo largo de una vida, entonces el Yo Soy real emergerá de forma suave. El autoconocimiento implica no inventarse un «nuevo yo mejorado», sino dejar de construir autoconceptos inexistentes.

El mundo que cada uno ve es el resultado del autoconcepto que cada uno tiene de sí mismo. Para alcanzar un nivel de conciencia superior antes es preciso asumir un autoconcepto superior de uno mismo.

«Dejar de ser tú» es pensar, sentir y comportarse de un nuevo modo. Es ser alguien diferente y, en consecuencia, suceden cosas diferentes allá afuera. En esto consiste la reinvención, abandonar el hábito de «ser el de siempre», que es el peor de los hábitos.

Espero que la persona que termine la lectura de este libro sea diferente a la que la empezó.

Hasta aquí el primer capítulo de mi libro EL CÓDIGO DE LA MANIFESTACIÓN, si te gustó obtén el libro en el siguiente enlace, en tu librería y también en Amazon:

El dolor como medio para sanar

“El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”, Buda. A esto se reduce todo.

Como seres humanos experimentamos en reiteradas ocasiones el dolor, experimentar dolor es solo una experiencia más que nos puede brindar muchas enseñanzas, si le permitimos a este que sea nuestro maestro. Como no resistirnos a él.

El dolor forma parte de la experiencia de la vida. No tiene nada de malo salvo que no te gusta.

La vida es un constante aprendizaje, el viaje de la vida esta llena de sabiduría, donde nuestros maestros se nos presentan de diferentes formas, ya sea en una persona, en una situación que se tiende a repetir.

Si algo debes de entender es que el dolor es algo que experimentarás a lo largo de tu vida y no puedes evitarlo, no puedes huir de él; pero si puedes evitar el sufrimiento, el sufrimiento consiste en engancharte en resistirse, en luchar contra el dolor. Aceptar que el dolor se manifieste, es natural, pero no te quedes apegado en la negación, ya que eso se transformará en sufrimiento, un auto engaño de la mente.

Callar el dolor con analgésicos es no escuchar tu cuerpo.

El sufrimiento es una elección, es la elección de nuestra mente, mediante pensamientos y emociones provocados por nosotros mismos, que nos mantiene alejados de las maravillas y la simpleza de la vida. La vida no es sufrir si  decidimos que así sea, o puedesser complicada si lo decidimos, o puede ser hermosa o puede simplemente ser, todo depende de cómo decidamos mirarla.

Aprender a ver la vida de una manera sencilla nos ayuda a tener una mejor calidad de vida, nos ayuda a ser mejores aprendices de toda experiencia en nuestro camino, sacarle el máximo provecho a cada situación desde la plena conciencia y estando en el presente. Podemos trascender la situación por la cual estamos pasando y verla objetivamente, hacernos a un lado de lo que ocurre nos puede ayudar a solucionar “problemas” que creíamos que no tenían solución, nos ayuda a ver más claro, y a no enfrascarnos. Libera.

No tienes problemas, tienes resistencia.

Aceptar una situación dolorosa emocionalmente es crucial para poder trascender la emoción, aceptar la situación en la cual estamos actualmente nos dirige a la verdadera solución de nuestros problemas. El poder de la aceptación nos hace soltar, evita el apego emocional inútil a situaciones o personas, ya que el apego crea sufrimiento, la negación crea sufrimiento, pero la aceptación nos brinda claridad.

Los grandes problemas que te aquejan, no son más que una tormenta en un vaso de agua.

Me reitero, experimentar dolor es normal e inevitable, el querer evitarlo solamente te traerá sufrimiento, por ello no seas cruel contigo, analiza tus emociones y tu actuar al momento de experimentar el dolor o cualquier otra emoción.

La vida es como debe de ser, por eso es… muchas veces pasarás por situaciones que te causarán un profundo dolor emocional, y tal vez creerás que no podrás superarlo; sin embargo, lo harás, porque nada es permanente y todo cambia. La persona que eras ayer ya no está hoy, el tiempo corre, y esa situación de  dolor terminará, siempre lo hace… a menos que no se lo permitas. Y comenzará algo nuevo, todo cambia, todo tiene un principio y un final.

El dolor es una cosa y el sufrimiento, otra.

Tienes que entender que una cosa es lo que nos ocurre y otra es como reaccionamos ante ello, hay situaciones externas que tal vez no estén en nuestro control, pero lo que si podemos controlar es como reaccionamos ante ellas, como tomamos las situaciones que se nos presentan, qué es lo hacemos, qué es lo que pensamos, qué es lo que sentimos.

No huyas del dolor, acéptalo como una señal de algo más importante… es tu maestro, aprende de él, es  natural, cuando en tu vida se presente el dolor, aprende, mira con atención, no hagas un juicio negativo, sé objetivo al respecto, no trates de controlarlo, no trates de suprimirlo, pide a la vida la sabiduría necesaria para aprender de esa situación dolorosa, no preguntes ¿por qué?, sino ¿para qué?

Y utiliza todo para tu evolución espiritual, incluido el dolor, la vida es aprendizaje hacia el despertar, afronta la situación, en plena conciencia de que lo que te ocurre, es lo que es y no no podía ser otra cosa.

Hazte suave y el dolor se aliviará, el sufrimiento se evaporará.

 

Más consejos diarios en mis redes . No olvides seguirme en mis redes sociales y compartir:

http://www.youtube.com/user/Raimonsamso

https://twitter.com/raimonsamso

https://www.facebook.com/raimonsamso

https://www.instagram.com/raimon_samso/

Sanar la actitud o el final del sufrimiento

¿Qué significa sanar la actitud? Es aplicar la solución a cualquier (sí, a cualquier) problema de la vida, donde debe ser aplicada: en la actitud personal, que es un reflejo de la percepción o la forma de entender. Esto implica que no son las situaciones o las personas las que nos hacen sentir mal.

Nadie ni nada te hace nada, todo es una creación tuya.

No nacimos para arreglar el mundo, ni nuestra vida, ni ser “mejor”, ni cambiar a los demás… Para ser feliz basta un cambio de actitud y experimentar otra realidad muy diferente. No hay ninguna causa ahí afuera que pueda ser la responsable de cómo nos sentimos ahora. Es una elección. Leer más

Aceptación: acepto a todos porque me acepto a mí

Es obvio que cuando das algo material, esto menguará, tendrás menos de aquello que das. Al dar cosas, tienes menos cosas.

Es la ley de la aritmética.

Pero también es obvio que cuando compartes una idea, una emoción, afecto, compasión, aceptación… la refuerzas en tu mente y en el mundo. Y duplicas su presencia en el mundo y en tu vida. Ahora la persona que recibe y la que da lo poseen a la vez, ambos consiguen aquello que dan.

Es la ley del amor.

Ofrece tus pensamientos de aceptación con quien te encuentres a cada paso. Y eso os beneficiará a todos, cuando aceptas en silencio, beneficias al mundo, y también a ti.

Sé generoso al aceptar, pues lo que compartes ahora crece al hacerlo: en tu mente y en la suya crecerán. Los pensamientos se extienden al compartirse y nunca se pueden perder. Nunca te quedas sin aquello que das cuando lo que ofreces es amor. Porque el amor nunca se acaba o agota cuando se da.

De igual modo, que no puedes poner tu mano en bote de miel sin pringarte de ella; del mismo modo cuando aceptas a otros, te aceptas a ti y por ello serás aceptado. Tu aceptación retorna a ti. Te regalas lo que regalas.

Acepto a todos porque me acepto a mí (y para poder aceptarme a mí antes he de aceptar a otros).

Y al compartir esta idea, la refuerzas en tu mente. la refuerzas en la suya y en el mundo. Y cada vez más personas aprender a aceptar más rápido y fácil. Has facilitado su aprendizaje con el tuyo.

Y si tu ego se resiste, hazlo por ti, no es por ellos, es para ti, para tu paz interior. Aceptándoles ganas en primer lugar tú.

Si te gusto este post compártelo.

Si deseas avanzar en tu desarrollo personal, asiste al próximo: Un Curso de Milagros, impartido por Raimon via on line en formato video.

 

Libero al mundo de mis creencias sobre cómo debería ser

Liberar de mis creencias.

¿Has pensado alguna vez que cuando calificas algo, estás afirmando cómo debe ser el mundo? Cada vez que apruebas o condenas algo lo sentencias a seguir siendo como lo ves.

La gente cree que el mundo que ve es independiente y existe por su propio lado. No duda de lo que “ve”. Y sin embargo esta normalidad es un estado de locura inconsciente, ya que las personas creen que su modo de ver el mundo es real. Incluso que éste es real.

Pero el mundo sólo tiene el significado que cada uno le da, es una proyección mental con apariencia sólida. El mundo no tiene significado por sí mismo, es vacuo o neutro en este sentido. Nosotros damos significado a todo lo que vemos.

Nuestra tarea es cambiar la mentalidad con la que miramos el mundo y el mundo se adaptará. ¿Cómo es posible esto? Porque no estamos separados de nuestra realidad así que nuestra liberación es disolver las creencias que nos separan de la paz interior.

A veces se oye que tal o cual quiere “cambiar el mundo”. El cambio del mundo empieza y termina cambiándose a uno mismo, entre otras cosas porque el mundo no existe por su propio lado y no tienen sentido tratar de “mejorar” lo que no tiene existencia real.