Solo puedo renunciar a lo irreal

Hola, estoy aquí contigo para ofrecerte una nueva vitamina para el alma.

Una idea para hoy y la idea proviene de Un Curso de Milagros, un libro que adoro. La idea que elegí de ese libro para ti es: Sólo puedo renunciar a lo que nunca es real, a lo que nunca fue real.

La voy a repetir: sólo puedo renunciar a lo que nunca fue real. Es decir, cualquier cosa a la que puedas renunciar, en realidad no existe, solo es una fantasía. Te puedes desprender de una mentira porque es irreal, pero no te puedes desprender de la verdad porque es lo único real.

Por ejemplo, puedes renunciar a tu ego porque en el fondo no existe, así que te deshaces de nada. Pero no puedes renunciar a tu Yo real, al espíritu.

Por lo tanto. No estás sacrificando nada, no estás perdiendo nada. Vamos a aclararlo, sí una persona sacrifica una ilusión, una fantasía… En realidad está perdiendo nada porque  una fantasía es nada, una ilusión es humo; por lo tanto, cuando renuncias a cero pierdes cero.

De nuevo, todo aquello a lo que puedes renunciar en realidad no es real nunca ha existido, aunque tu creas que sí.

Si quieres saber más mira este video:

Y una última recomendación, una lectura:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *