Puedo ver un ataque como una petición de amor encubierta

Todas las personas con ira expresan su dolor por no sentir amor.

 

Cuando una persona se acerque a ti, enfadada, colérica y parezca que te ataca (te grita, se enfada, te agrede…), no entres al trapo. Hazte a un lado, y ponte a salvo si es preciso, pero no muestres ira o miedo. Esa persona necesita comprensión: está sufriendo lo indecible porque quiere sentir amor y no sabe cómo hacerlo. Por eso te da lo único que tiene: ira. De hecho, es generosa: te regala su ira (que es lo que más tiene).

Trata de verla como un ser asustado y lleno de temor. En busca de amor, aceptación, comprensión, consuelo… Recuerda que una persona colérica tiene mucho miedo, en otro caso no gritaría. No estaría enfadada.

Ahora que sabes que su cólera es miedo disfrazado y que en realidad es una petición de amor encubierta, podrá ayudarla. Esta pauta la puedes aplicar a conocidos y a los desconocidos, a los compañeros de trabajo, a tu pareja e hijos, tu jefe, tus padres… a todas las personas con las que te cruces o te relaciones.

Lo que conseguirás: paz interior.

 

Y ayudarás a que esa persona recupere su paz. Pero si reaccionas con la misma cólera solo aumentas la confusión y el caos. Pero si respondes con comprensión porque entiendes que siente mucho miedo, todo será más fácil para todos.

Esta reacción que he descrito es muy sencilla para las personas que conocen bien Un Curso de Milagros. Te animo a estudiarlo, no por los demás sino por tu bien.