Puedo cambiar todos mis pensamientos

Hoy tengo para ti otra vitamina para el alma muy interesante, es una reflexión recogida de “Un curso de milagros” y es la siguiente: “Puedo elegir cambiar todos los pensamientos” que pueda pensar, es decir, puedo cambiar cualquier pensamiento.

Esta es una buena noticia, porque no hay ningún pensamiento que no se pueda cambiar. Se pueden cambiar todos, absolutamente todos, y creo que esto es una gran noticia que nos da mucha libertad y nos da muchas posibilidades.

Puesto que todos los pensamientos se pueden cambiar, no hay ninguno que no se pueda cambiar, voy a empezar a reflexionar sobre qué pensamientos me sientan bien y cuáles no.

A veces, me encuentro pensando, revolviendo sobre asuntos del pasado, rebuscando sobre asuntos del pasado… y la verdad es que tendría que pensar en ese mismo momento que la paz solo se encuentra en este momento presente.

La paz solo se encuentra en este momento, así que no tiene sentido que la pierda revolviendo en un tiempo que ya no existe. En algo que no puede aportar nada a mi vida y que me roba el instante presente.

Sigue este entrenamiento:

Lée este libro revelador:

2 comentarios
  1. Cristina Caba
    Cristina Caba Dice:

    Dices: “La paz solo se encuentra en este momento, así que no tiene sentido que la pierda revolviendo en un tiempo que ya no existe. En algo que no puede aportar nada a mi vida y que me roba el instante presente.”

    Pero entiendo que “hurgar” en el pasado puede aportarnos claridad respecto de actitudes tóxicas del presente que son las que nos impiden, a menudo, vivir una vida más satisfactoria.

    Creo que conocer bien nuestros condicionantes con raíces en la familia y experiencias pasadas, puede ayudarnos a comprender por qué reaccionamos de una manera y no de otra. En este sentido puede ser muy liberador para poder interiorizar actitudes diferentes a partir de las cuales podremos construir también un futuro más próspero. Si no lo hacemos, aunque deseemos fervientemente vivir el presente en paz, una y otra vez se entrometerán esas molestias bloqueadoras. A menudo son físicas y hay que darles un espacio, aceptarlas como nuestras, escuchar qué nos quieren decir y, a partir de ahí, sanarlas. Generalmente desaparecen sólo con cambiar la actitud que nos piden que cambiemos. Claro: todo ello forma parte de un proceso y todos y cada uno de los instantes de un proceso, sólo existen en el presente.

    Gracias por tu post, eres inspirador y me ayudas a sacar lo mejor de mí!

    Responder
    • Raimon Samso
      Raimon Samso Dice:

      Claro, porque una cosa es que examinemos nuestro pasado para conocernos mejor y otro es quedarnos estancados y permanecer ahí o peor aún en el futuro, el cuál no existe. El momento presente es un regalo, es por eso el nombre de “presente” podemos estar en el presente si estar estancados en el pasado, o enganchados con ideas pasadas, es solo en este momento, en el presente, donde podemos conocernos, analizando nuestras ideas, nuestros paradigmas, nuestras limitantes, pero siempre en el momento PRESENTE.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *