Ofrezco paz para que la paz sea mía

Paz interior.

Hoy trataremos de entender que la paz nos pertenece a todos y que es ofreciéndola como aumentaremos la paz que disfrutamos.

Las matemáticas dicen que cuando das, restas y que quedas con menos hasta llegar a nada.

Pero con el amor, y una de sus expresiones, la paz, ocurre justo lo contrario. Cuanta más das, más tienes. Los regalos no entrañan ninguna pérdida o renuncia. Al contrario, cuanto más paz ofrezcas allí a donde vas y con quien te relacionas, más experimentas tú. Lo que les das a ellos, te lo das a ti.

Este día vamos a pensar en todas aquellas personas a quienes hemos negado la paz y mentalmente (una por una) les ofreceremos la idea de hoy: te ofrezco la paz para que la paz sea mía. Pues recibirás aquello que des. Tal vez no de esa persona, tal vez no en ese momento, pero lo recibirás.

Esta es la fórmula para deshacer todos los conflictos, esta es la fórmula para levantar todas las barreras que interponen entre la paz mental y tú.

Recapitulando la idea de hoy: ofrezco la paz interior para que la paz sea mía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *