Este día le pertenece al amor por lo que no tendré miedo de nada

Miedo a nada, porque este día le pertenece al amor.

Por extraña que parezca la idea de hoy, entregar tu jornada a la paz interior es lo mejor que puedes hacer para conseguir la felicidad que tanto anhelas.

“Hoy estoy decidido a pasar un día en perfecta calma”.

Y si en mi jornada aparece algún asunto perturbador, lo descartaré para recobrar mi paz; y me recordaré que la verdad nunca hace sufrir, sino que son las mentiras sobre la verdad lo que me llevan al sufrimiento.

De modo que hoy me recordaré que lo que me perturba es debido a una percepción errónea. Deberé cambiar mi percepción y no lo que llamo realidad, pues allí no hay nada que me perturbe, el problema está en mi valoración de lo que veo allá fuera.

Lo segundo que me diré es que no tendré miedo a nada y para ello repetiré en mi mente y en silencio:

“No hay nada que temer”.

En realidad nunca hay nada en absoluto que temer. Si no puedes aceptarlo es que vives secuestrado por el sueño que sueñas, y en ese sueño o pesadilla, el miedo es tu inspiración. No el amor.

“Es verdad que no hay nada más temible que el miedo mismo”.

Así que hoy dedico esta jornada al amor, a la paz interior, y a no temerle a nada. Al final del día revisaré cómo me he sentido y si ésta es la clase de vida que quiero para mí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *