No cometo errores, obtengo resultados no deseados

Puedes lamentarte porque tu pasado no fue mejor de lo que deseaste; pero en ningún caso te será posible cambiarlo. Quejarse nunca te ofrece nada bueno, ni siquiera un pasado mejor.

Tal vez cometiste errores, o mejor dicho: “resultados memorables”. Seguro. Celebra tu aprendizaje, lo que llamamos: “prueba-error-acierto” como una oportunidad y no como un juego fastidioso. Los científicos usan este método y les va muy bien. No renuncian con sus errores, sino que persisten en su búsqueda del éxito. Aplícate el método científico.

No necesitas no volver a equivocarte pero si necesitas corregirte cada vez que eso ocurra. Por favor, equivócate en cosas diferentes.

Entrega tus supuestos errores y renuncia a la malsana devoción por conservarlos aunque sea en la memoria y bajo la emoción de la culpa.

Puedes incluso alegrarte por haber cometido tu cuota de errores o resultados no deseados, mejorables, por lo mucho que te han ayudado a crecer.

Recuerda que no existen los fracasos sino los abandonos prematuros y que un error es la respuesta correcta y adecuada a una pregunta equivocada. Tuitéalo.

Cada NO que recibes de la vida es un: no aquí, no ahora, no así… pero no es una negación para siempre. ¡Es una ayuda! ¿Sino cómo aprenderías cuál es la puerta correcta?

PD: si quieres más éxito, duplica tu tasa de errores. (dale este consejo a tu hijo, ¡ahora mismo!) Le harás exitoso. Creo que nos equivocamos muy poco, jugamos  ala segura y eso prueba que no jugamos a fondo. En la fórmula 1, dicen que si no derrapas es que vas lento, no vas al límite. Derrapa un poquito más, ves al límite, te irá mejor.

Si te gustó, compártelo y alégrale el día a tus amigos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *