Mis pensamientos afectan a todos

Mis pensamientos afectan a todos.

Parece sorprendente pero quisiera que te pararas a pensar que: El mismo acto de pensar y sus efectos son inseparables y simultáneos.

Sería incomprensible que causa y efecto estuvieran separados; del mismo modo, un pensamiento y su resultado no pueden estarlo. Reflexiona en ello. Por ejemplo, cada vez que piensas en la palabra “paz” creas un efecto: te unes a las personas que viven por la paz. Ese es el efecto. Y la paz es tuya.

La segunda cosa increíble que te diré hoy es que todas las mentes están unidas a algún nivel sutil, y más aún en la de quienes han interactuado antes. Las personas que conoces son sensibles a lo que piensas y recíprocamente.

Hoy quisiera que renunciaras a tus pensamientos privados y que aceptaras que tus pensamientos, todos, hasta el más pequeño, afectan a todos. Y es por ello que te pido que tus pensamientos sean pacíficos y amables. Porque tus pensamientos van a tocarme.

Te propongo la ecología mental como un proyecto común: no ensuciemos el mundo con pensamientos negativos.

Cada vez que lo desees, acuérdate de esto: “este pensamiento, y todos, afecta a los demás”.

Por supuesto que funciona igual a la inversa pero tú solo puedes cambiar lo que pones en tu mente y nada más.

Recapitulando la idea de hoy: mis pensamientos afectan a todos.

CITA-EN-LA-CIMA

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *