La cuarta dimensión revelada

Los científicos han buscado nuevas dimensiones en ese lugar que conocemos por el mundo…pero no han buscado en la realidad. Es por eso que no lo encuentran.

Están hipnotizados por la manifestación pero no por el manifestador. Su gran problema es que no pueden considerar lo que sus sentidos y razón no admiten, son reduccionistas. Van a piñón fijo. Nunca podrán con la explicación última de la realidad porque lo que analizan es una fantasía. No buscan en la realidad.

Y siguen condenándonos a todos a las tres dimensiones de toda la vida, las de la materia: ancho, largo y alto. Algún destacado científico, lo amplificó al espacio-tiempo, una intentona de ampliar ese limitado modelo dimensional. Buena intentona.

¡Qué aburrido!

Cuando en una ecuación falta el factor espíritu, nada cuadra.

Es lo que les pasa a las personas que viven al margen de su espiritualidad: las cosas no les cuadran, se esfuerzan sin resultados, luchan, y sufren. Les falta un elemento que lo cohesione todo pero se resisten a enfocar su vida desde la espiritualidad o conciencia. ¿Qué puedo decir? tan sólo que les deseo suerte.

Imagino que ves dónde voy a parar: la cuarta dimensión es la conciencia, todos los cambios tienen lugar antes en la conciencia. Nuestro hábito persistente de ver sólo lo que los sentidos nos permiten, nos ha cegado para ver el cuadro completo.

Todos hemos observado eventos en el mundo que antes hemos visto en nuestra imaginación (o realidad).

El ser humano, al asumir sus deseos cumplidos y después viviendo y actuando de acuerdo a esa certeza, altera el futuro y lo adapta a esa asunción.

Pero la mente indisciplinada, el ser olvidado de sí mismo, niega cualquier cosa que no perciban sus sentidos. Qué obstinación…

Los pasos para cambiar el futuro son: pasar de lo que no se quiere a lo que se quiere, revelar las creencias bloqueantes, asumir la emoción del deseo cumplido y soltarlo, o dejarse llevar por la inteligencia interna.

Recuerda que, en dos palabras, te mueves entre el mundo y la realidad. Uno es lo que perciben tus sentidos, la otra es la causa de todas las proyecciones que percibes. O la causa de todas las cosas.

Para modificar las tres dimensiones externas y convencionales, antes hemos de modelar la cuarta dimensión interior.

Para cambiar el futuro, necesitamos trabajar en el mundo visible y en la realidad no visible. Hay dos planos, uno que es percibido por tus órganos y el otro que no… y averigua dónde se cuece todo…

Si quieres más sobre los 5 pasos de la manifestación, ven al evento SuperCoaching: Cita en la Cima. Una vez al año me pongo místico y explico lo que he aprendido en mi experiencia.

 


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *