Hoy no tomaré decisiones a solas

Entonces, ¿eso significa que alguien decidirá conmigo?

Sí y no. Vamos a dejar que la inteligencia más grande que posees, tu intuición te ayude.

Hoy decidiré desde el amor y no desde el temor. (Tuitéalo)

Todos los problemas vienen de decidir primero lo que harás y luego preguntar lo que quieres hacer. Así muchas respuestas no tienen nada que ver con la verdadera pregunta. El miedo se interpone.

Las personas que deciden por su cuenta a solas (desde el ego y excluyendo la visión del amor) deciden desde el miedo o desde la necesidad de tener razón o desde no equivocarse, o desde la carencia…

Hay una lección siempre acertada: piensa en la clase de día que quieres tener hoy y repite en silencio: “Hoy no tomaré ninguna decisión a solas, desde el ego, con temor”. 

Y antes de tomar ninguna decisión pregúntate antes cuál es la pregunta; porque muchas personas responden preguntas que no necesitan responder o eligen opciones que no aman en realidad. Se lían. Sufren.

Desde ahora deja que tu intuición, y el amor que la inspira, te ayuden a elegir. Hazme caso, no tomes decisiones a solas.

Si te gustó este post inspirado en Un Curso de Milagros, compártelo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *