Hoy no le daré valor a lo que no lo tiene

La sociedad occidental en que vivimos hace una sobre oferta de cosas materiales con el ingenuo propósito de hacernos felices. Son tantas que uno podría pensar que pide demasiado a la vida; y lo cierto es que pide demasiado poco de lo que es valioso de verdad y demasiado de los que son baratijas.

Cada vez que uno se comporta como un consumidor compulsivo está generando frustración pero no felicidad. Y llegamos a la gran verdad: la personas que no son felices no porque no puedan serlo sino porque buscan la felicidad en lugar equivocado.

Llagados a este punto, uno podría pensar que tan solo un poco más de lo deseado, más compras y todo se arreglaría y estaría bien.

Es una huida hacia delante, hacia ninguna parte. Tengo 5 palabras para explicarlo.

“Ninguna cosa te puede hacer feliz”

Valdría la pena repasar si uno desea de varead las cosas que dice querer conseguir. Porque tal vez le distraen de enfocarse a lo que cuenta de verdad.

Cada elección o bien aporta paz o bien aporta conflicto. Cuando elegimos lo empieza y acaba, vemos que no vale la pena: un valor temporal no tiene valor alguno.

“Si lo que deseamos se lo negamos a otra persona, nos lo negamos a nosotros”

Por todo eso, hoy no le daré valor a lo que no lo tiene.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *