Deshacerse del miedo

El mundo en el que estamos diomina el miedo. Es un mundo donde hay asesinatos, violencia, guerras… la fuerza no funciona, las leyes coercitivas no funcionan, la represión militar y el ataque en general nunca han funcionado.

En el mundo hay gente que vive instalada en el miedo y también hay gente que no. La muralla no es física, es mental, y tú eliges de que lado quieres estar. Las personas que eligen estar del lado del amor son personas felices, las personas que eligen el lado del miedo no pueden serlo.

La muralla del temor es mental, la puedes traspasar con solo una decisión.

Si no sucumbes a tus miedos, ellos no tendrán poder sobre ti. El miedo es como un virus. Si ataca, pero tú tienes el anticuerpo, no pasa nada. ¿Cuál es el anticuerpo del miedo? El amor. Si eliges el amor, el miedo desaparece.

Lo fácil es sucumbir al miedo. Y aquello que alimentes en tu mente, es lo que va a ocurrir en tu vida. El miedo puede ser: culpa, juicio, preocupación, impaciencia…

El amor es la ausencia total del temor. El amor es soltar el juicio, la culpa, el ataque.

El mundo no es la causa de tu miedo, el autor de tu miedo siempre eres tú. Y esto es una buena noticia, pues depende de ti. La culpa no existe, solo en tu mente está. La culpa es parte del temor, así que te kiberas de la culpa cuando deshaces el temor.

Es una buena noticia, pues ya que tú lo has fabricado, también lo puedes dejar de fabricar.

El miedo no necesita ser tratado o entendido… porque le darías una realidad. No debemos de darle tiempo y espacio al miedo, ya que no es real. El miedo es una fantasía creada por la mente egóica, no te protege, no te ayuda, solo el amor te libera.

Si quieres saber más, mira este video:

 

 

1 comentario
  1. Cristina Caba
    Cristina Caba Dice:

    Muchas gracias por tu post, siempre muy estimulante, y más ahora que me lanzo a la aventura de mi proyecto personal, sin fisuras ni excusas! Pero claro, ahí está el miedo a que no se cumplan mis expectativas, a no estar suficientemente bien preparada, a ser demasiado mayor, a las consecuencias de los estragos de la crisis… y un sinfín de «peros» más: en eso soy experta!
    Sé que el miedo es el resultado de creer que estamos separados de los demás. Es sólo falta de ignorancia. Pero es más fácil teoretizarlo que comprometerse a ganarle la batalla desde ya. Como dices a veces, hay que ser disciplinado. Pero como erradicar el miedo no es tarea fácil -aunque digas que basta en dejar de crearlo!-, voy a tener que empezar por ignorarlo. Si no le doy cancha, se morirá de aburrimiento y de hambre! Gracias de nuevo!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *