Dejar de juzgar es una liberación

 

Paradójicamente se nos educa para tener “buen juicio” y de hecho nos pasamos la vida juzgando a otros, y de este modo condenándoles, y luego revisando que se cumpla “el castigo o condena”. Esto no solo es muy estresante sino que es absurdo.

Aplicar la ley no es nuestra función en la vida.

Por supuesto, no me refiero a las leyes del mundo y a las de sus juzgados, que hacen lo que pueden dado el actual nivel de conciencia de la humanidad. Me refiero a esos juicios que se dictan en nuestras mentes contra las personas o situaciones.

Como decía, juzgar no solamente es absurdo sino que juzgar es imposible porque para poder juzgar uno debería conocer una cantidad infinita de detalles (el  pasado y el futuro) ¿Y quién sabe todo eso? Nadie. ¿Cuántas veces hemos juzgado y al poco nos damos cuenta de que nos equivocamos? Muchas.

Hoy te propongo renunciar a juzgar no como una renuncia sino como una liberación y un alivio de esa pesada carga.

Entiende que renuncias a una ilusión, es decir a nada. Y eso no puede ser un sacrificio sino una liberación del autoengaño.

Ahora te diré algo que tu corazón sabe: no es difícil renunciar a los juicios. Lo que sí es difícil es vivir aferrado a ellos y pasarse la vida atacando mentalmente a los demás.

Recapitulemos la idea de hoy:

Dejar de juzgar es una liberación, por lo tanto hoy decido no juzgar a nada y a nadie.

4 comentarios
  1. Luis Nuño
    Luis Nuño Dice:

    Excelente ejercicio, …abandonar el juicio, generalmente hacia los demás creo es una buena manera de llegar a algo verdaderamente liberador que ocurre cuando dejamos de juzgarnos a nosotros mismos.
    Juzgar es un juego del ego que no esta claramente identificado, pero con un pequeño esfuerzo, todos podemos dejar de hacerlo y es verdaderamente liberador…

    Responder
  2. Glory
    Glory Dice:

    Me siento en la misma línea. Y no es difícil hacer esto, solo hay que ser comsciente de lo que se dice . Poco a poco la gente alrededor también se contagia. Y aprendemos juntos.

    Responder
  3. Sabrina
    Sabrina Dice:

    Absolutamente! No juzgar es un ahorro poderoso de energía, tiempo y salud! Practicando la auto observación uno descubre que juzga hasta las tonterías más irrelevantes, en otros, en uno mismo, incluso en el ‘pobre mundo’. Si permitimos mirarnos con compasión y sonreír al descubrirnos en este acto…el tiempo irá disolviendo al Tonto Testarudo Juicio!

    Responder
  4. Constancio
    Constancio Dice:

    Es más, la Biblia con razón dice: no juegues si no quieres ser juzgado o por tus palabras serás condenado, por tus palabras serás justificado

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *