Hoy he decidido que la verdad corrija la confusión de mi mente

He decidido que la verdad sanará la confusión de mi mente.

¿Qué es confusión en la mente?

Es una falsa percepción que aún no se ha reconocido como tal.

Es una ausencia de verdad y eso no puede ser más que una mentira que se confunde con la verdad.

Es una fantasía, un sueño.

Pero, ¿cómo saber si vivo desde la verdad o desde la fantasía?

Es muy sencillo, tienes un termómetro interior que te indica el grado de verdad o de fantasía en tus percepciones. Se llama «emociones». Así, si un pensamiento te da paz, es verdad; si te da sufrimiento, es mentira. Tan sencillo como esto. Y te aseguro que es así en el 100% de los casos, sin excepciones. No trates de negociar con esto, no te funcionará.

La verdad nunca duele, solo duele lo que te cuentas sobre la verdad. Solo duelen las mentiras que nos contamos sobre la verdad.

Sé que esto no es del agrado del ego. Escucharlo es duro pero ignorarlo lo es más.

Tarea para esta semana: cada día comprobaré cómo me siento con cada una de mis creencias o razonamientos. Y descartaré aquellas que me  alteren y estén llenas de temor; y solo conservaré aquellas que me devuelvan la paz interior porque ahora sé que la verdad corregirá todas las confusiones de mi mente.

Si te gustó, compártelo.

3 comentarios
  1. JOSÉ REPISO MOYANO
    JOSÉ REPISO MOYANO Dice:

    VERDAD es no darle aliento, comida, calor, tapadera, comodidad, rentabilidad, consentimiento, beneficio, complicidad o argumentación válida a una mentira.
    Y MENTIRA es un «porque sí», una excusa o una justificación a un no cumplir el deber ético, una incoherencia entre lo que se dice y se hace, un vetar algo real al interés público, un aprovecharse de un bien indecentemente, un callar una injusticia o, siempre, una sinrazón cualquiera.
    ¡Atención!: Únicamente hablo de VERDAD RACIONAL y de MENTIRA RACIONAL, ¡no de otras! La base para las demás será siempre la VERDAD RACIONAL.
    Galileo, ¿por qué tenía verdad?, pues porque se contrapuso POR PRINCIPIOS (para beneficiar a la razón o al bien) siempre a la mentira, ¡por eso solo!, porque la aspiró sin darle cuartel a lo falso o a la mentira, usando nada más que reglas racionales.
    Es lo mismo que hace cualquier animal, que aspira a la verdad que contiene la Naturaleza; pero no se despega hacia lo que pueda desorientarlo o equivocarlo en eso. En los seres humanos, son los intereses sociales (artificiales) los que los desorientan y los manipulan en manos de poderes retorcidos de tales intereses. José Repiso Moyano

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *