De profesión: Cambiar vidas

No exagero, me dedico a cambiarle la vida a la gente, o al menos a ayudarles a hacerlo por sí mismos. Si soy más preciso, reconozco que lo hace Un Curso de Milagros, a través de mí. Yo no hago nada, todo lo hace el Curso. Ahora te cuento cómo me metí en esta extraña profesión de cambiar vidas.

Corría el año 1989 cundo un día me llamó el Director de la empresa  a su despacho (yo era el controller de la compañía, una filial de una multinacional noruega). Al entrar, el Director tiró sobre su mesa un libro y dijo: “Mira que chorrada me ha enviado mi jefe desde Noruega, como si yo tuviera tiempo para leer libritos”.

El libro estaba en inglés y se titulaba más o menos: “Amar es deshacerse del miedo”” de G. Jampolsky, un americano gurú de la autoayuda. Como yo amo los libros le dije que si me lo podía prestar. “Te lo regalo, no lo quiero para nada”, me dijo. Y me fui con él a mi despacho. Guauuuuu, lo devoré en un día. Y me dejó totalmente asombrado.

Ese libro me cambio la vida, y sus contenidos son los que hoy utilizo para cambiar vidas. De hecho, he tenido que ampliar con otro libro que es una maravilla que pocos entienden: “Un Curso de Milagros”, de la Fundación para la paz interior. Recuerdo que pensé: “Si lo que dice este libro es cierto, entonces todo lo que sé es mentira”, estaba sombrado por aquella filosofía de vida que lo puso todo en orden en mi vida, para siempre: la paz mental duradera y verdadera. Dejé de sufrir. Me cambió en unos años. Y no solo eso, me animó a escribir mi primer libro sobre las ideas de ese Curso: Taller de Amor, en 1995.

El resto es historia: hoy ya no trabajo en una multinacional por un sueldo, por suerte, hoy soy autor de 12 libros, inspirador de cambios personales y profesionales, sherpa espiritual, motivador, conferenciante, formador…me temo que soy un gurú de la autoayuda (y a mucha honra). Y lo mejor: he cambiado miles de vidas a tenor de los emails que me envían lectores y clientes para explicarme tu transformación.

Cuando vaya al cielo me esperarán miles de personas a las que cambié la vida (si les sobrevivo) y nos abrazaremos.

Este es mi gran regalo: saber que mi vida vale para algo y vale para alguien. Cada mañana me levanto, sonrío, doy las gracias, y me pregunto: ¿A quién le cambiaré la vida hoy? Bueno, no quiero parecer prepotente, ya aclaré que son ellos quien se la cambian, usando las ideas de Un Curso de Milagros, y con mi apoyo o empujoncito.

Decenas de miles de personas llevan mi nombre en su corazón (yo el suyo en el mío).

A veces me preguntan en qué escuela de coaching estudié yo, y si se la recomiendo. Por supuesto, les recomiendo formarse, pero lo que tengo claro es que ninguna escuela de coaching te prepara para ayudar a la gente como Un Curso de Milagros. Sin sus ideas yo habría fracasado como coach, porque el Curso es mi herramienta número uno para ayudar a las personas a ser felices y prosperar. Si eres coach, te recomiendo leer mi ebook: “Coaching para Milagros” disponible en www.amazon.es y en www.tiendasamso.com con todo lo que NO te enseñarán en las escuelas de coaching, sencillamente porque no lo saben.

Y en eso ando: cambiando vidas.

Alguna vez en alguna televisión donde me entrevistan algún tertuliano se han burlado de mí y mis libros, no entienden, pero no me importa porque no tengo ego, y por eso no sufro, y sé muy bien lo que hago (o lo que el Curso hace): les cambia la vida a las personas.

¿No es este el mejor trabajo del mundo?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *