No confundiré los hechos con las interpretaciones

No confundiré los hechos con las interpretaciones.

Lo primero que te diré hoy es una cosa es lo que sucede y otra muy diferente lo que nos contamos sobre los que sucede. Somos auténticas “máquinas” de interpretar.

Los hechos no son las interpretaciones y vivimos de interpretar.

Lo cierto es que una interpretación es sólo una forma de percibir un hecho. Y hay tantas formas de percibir diferentes como personas.

Es obvio que no puedo cambiar en el 100% de los casos un hecho pero sí puedo cambiar en el 100% de las veces la interpretación sobre un hecho. Saber esto te da poder. Porque el sufrimiento es opcional.

Si sufres, es que estás muy alejado de la verdad.

La tarea de hoy será examinar los hechos, la realidad que te perturba y examinar las interpretaciones sobre él para ver si son verdad o no. Esto puede hacerse por escrito y es un ejercicio muy revelador que te enseñará que a veces lo malo “no es lo que no sabes” sino “lo que sabes y no es verdad”.

La verdad siempre te dará la paz.

Ahora, ¿confundes tus interpretaciones con la verdad? ¿Quieres que te de una pista? Es muy sencillo saber si hay confusión. Si sientes la más leve irritación es que estás haciendo una interpretación falsa o equivocada. ¿Cómo puedo saberlo? Sencillo: la verdad no es dolorosa nunca, sólo duelen las mentiras que uno se cuenta acerca de la verdad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *