Vivir desde el amor vs. Vivir desde el miedo

¿Qué es el Amor? El Amor es tu esencia real. Aunque estamos tan separados de ella que hasta nos parece algo irreal, inexistente.

Pero, lo sentimos verdadero, a veces cuando leemos libros de desarrollo personal que nos dicen que lo único que existe y es real es el amor sentimos una gran paz y certeza interior. Lo sabemos pero lo olvidamos rápido…

Y esta sería una buena definición: El amor es la esencia real de quién somos. Solo el amor real, sin oponentes, porque el miedo es irreal, una invención del EGO que es asu vez una irrealidad de la mente separada.

Nuestra identidad real se confunde por esa imágen creada artificial a la que llamaremos EGO, que es una construcción mental, es una identidad con la cuál ocultamos nuestra identidad real.

Y la gente sufre, porqué no sabe quién es, no sabe quién es el otro, lo confinde todo con su ego, o con el ego del otro; y ahí empieza el juego del ego, que acaba siempre en conflicto y sufrimiento.

Escucha el audio:

Lée el libro:

Si me quieres, enséñame.

Si me quieres, si me quieres de verdad, enséñame, ese es el mayor regalo que me puedes hacer.

Mira, yo soy de los que creen que todos podemos enseñar algo a alguien, no podemos enseñar todo a todos, pero si podemos enseñar algo a alguien.

Absolutamente todos sabemos algo que puede ser muy útil para los demás. Pero también te diré que no somos maestros, no somos profesores, eso son dos profesiones. Los maestros están en las escuelas y los profesores están en la universidad.

No somos maestros, no somos profesores, pero si tenemos algo que enseñar, si podemos ser formadores, si podemos ser entrenadores, si podemos ser… agentes de cambio. Inspiradores.

 

Deshacerse del miedo

Enseñar el miedo para tratar de corregirlo sólo perpetúa la percepción del miedo.

Si tú a un niño, por ejemplo, le enseñas desde el miedo y a que viva desde el miedo, estás intentando arreglar su vida pero en el fondo la estás empeorando. Das fe del miedo y lo refuerzas.

Tienes una buena intención, le quieres ayudar, pero en el fondo le estás perjudicando.

No enseñes miedo porque es lo que aprenderán. Y su vida estará dominada por el temor.

Mira este video:

Lée el libro:

Dejar de ser tú

Dejar de ser tú.

Seguramente te habrán dicho muchas veces en tu vida eso de: tienes que ser tú, tú mismo, tienes que ser alguien en la vida, tienes que reinventarte… encuentra tu mejor yo. Pero ¿ aq ué yo se refieren? Sin duda a uno inexistente, falso, ilusorio…

Todo lo que tiene que ver con tu personalidad, o con tu carácter, no deja de ser ese personaje ficticio al que llamó “memiyo”. “Memiyo” es la suma de tres sílabas que son me, mi, y yo, es decir todo lo que tiene que ver contigo y tus asuntos. Tus pronombres favoritos. Pero Memiyo no existe, es un ego inventado.

Bueno eso es una pesada carga, una carga que tienes que acarrear durante toda tu vida y que te exige estar mejorando lo imperfecto, como si lo imperfecto pudiera mejorarse. ¿Qué yo tratan de mejorar?

Es la voz de Memiyo, que te está diciendo que te falta algo para ser feliz o que te sobra algo para ser feliz. O que si el mundo cambia, o los demás cambian, tú serás feliz por fin.

Es decir, siempre te está proponiendo planes imposibles para una felicidad imposible. No se trata de reinventarte sino de dejar de inventarte.

Mira este video:

Enrólate en el video curso:

El código de la manifestación, ( en cómic )

Las personas no consiguen aquello que desean en la vida, porque están renunciando al poder que puede crearlo. ¿Y cuál es ese poder que puede crearlo?, su auténtica identidad.

El ser humano desconoce al 100% quien es.

Y cómo desconoce quién es, desconoce el poder que puede manifestar sus deseos. Así de claro.

¿Y quién puede pensar eso?, solo puede pensar eso una identidad falsa e impotente, una identidad inventada; le llamamos el ego, cuando le mencionamos la gente ya sabe a qué me refiero.

El ser humano se identifica con una identidad ficticia, carente de poder y desde ese punto de partida, carente de poder, no tienen la capacidad de manifestar los deseos, porque lo que va a hacer ese ego es luchar.

A veces consigue resultados, el ego, pero a base de mucho sufrimiento, de mucha lucha, de mucha insistencia.

Pero yo creo que ese no es el camino, creo que el camino es: retroceder, recordar quien somos, y con el poder de esa identidad real, del Espíritu, crear aquello que deseamos manifestar fácilmente.

El ego siempre lucha en competencia con todos los demás y desde la carencia de poder.

Visto así, es normal que las personas no acaben consiguiendo lo que quieren. Y si lo consiguen, será a costa de otras cosas que tienen que perder por el camino.

Cuando el ser humano sepa, quién es en realidad y recupere esa identidad real y su poder, podrá conseguir ltodas as cosas que desea, pero si insiste en tratar de manifestar las cosas desde ese ego ficticio y carente de poder, las cosas no van a cambiar.

Mira este video:

Sigue este video curso:

Lee este libro:

Sal de las apariencias

Bien sabes que el consciente, a través del pensamiento, de la imaginación, sobre todo del sentimiento, y de esa imaginación sentida… imprime en el subconsiente, el cual, es la causa de todos los hechos que ocurren en tu mundo. Tu subconsciente es la causa y tu subconsciente está imprimido por tu consciente, así que tu subconsciente tiene que expresar todo aquello que ha sentido impreso por tu mente consciente.

Tu subconsciente no valora, no juzga, simplemente ejecuta, convierte en hechos todo aquello que se sembró en él.

Me has oído decir muchas veces que creas lo que eres, no creas lo que deseas, ni siquiera lo que piensas, creas exactamente aquello que eres en este momento; por eso es importante cómo te sientes cuando imaginas lo que deseas.

Te ruego que niegues, la falsa evidencia de los hechos presentes, o las apariencias, porque ellos simplemente reflejan el pasado, lo que tú sentiste en algún momento y que con el tiempo se ha convertido en tu realidad presente.

Tienes lo que has sentido antes.

Así que niega la falsa evidencia, sal de las apariencias, y mantén esa emoción de lo deseado; si la mantienes el tiempo suficiente verás en la realidad aquello que deseas ahora. Por eso te decía que un cambio de sentimiento, es un cambio de destino, lo escribí en mi libro El Coach Iluminado, y también lo mencioné en el Código de la Manifestación. Dos obras que te situarán en un nivel de conciencia difícil de explicar con palabras.

Un cambio de sentimiento, acerca de ti y de tu vida, de quién eres, es un cambio de tu propio destino.

Mira este video:

Hazte con este video entrenamiento:

No eres tú (ego) el origen de tu abundancia

Una de las cosas que las personas desean es no vivir dentro de esa nube de insuficiencia. Nadie quiere vivir desde la carencia, desde la falta, ausencia o desde la pobreza.

Y tenemos que entender, que el orígen de la abundancia, de la prosperidad, de la riqueza, de la manifestación, no está nunca en nuestra persona, tal y como la conocemos, en nuestra personalidad, en nuestro ego. Sino que, la fuente de esa abundancia, el suministro de la riqueza, es el YO SOY, es la presencia, es la divinidad que está en nosotros.

Yo soy todo lo que preciso.

Ya eres la esencia espiritual, que puede crear cualquier cosa en este plano. Tenemos que recordar a menudo y no olvidar, que nosotros no creamos nada. Nosotros en realidad no estamos haciendo nada, no estamos proveyendo de absolutamente nada, porque es la Presencia quien hacer eso a través de nosotros, a través de nuestro nivel de conciencia.

Yo me reclamo y me doy todo lo que preciso.

Entonces, ¿Por qué unas personas manifiestan más que otras?, porque su nivel de conciencia es diferente y se centra en manifestar lo que el espíritu crea. El nivel de conciencia es como el diafragma de una cámara de hacer fotos, que se abre o se cierra en función de la luz.

Así que lo que está ocurriendo, es que la presencia puede manifestar cualquier cosa, y sin embargo nuestra conciencia, es el que en realidad está limitando el suministro abundante.

Escucha este audio:

Sigue este video curso:

Lée este libro:

Deshacerse del miedo

El miedo es lo contrario al amor, no es real pero en el mundo de las cosas y las historias parece muy real. Tu trabajo en esta vida es deshacer el miedo, o mejor dicho: dejar de fabricarlo. Solo así podrá vislumbrarse el amor que es la única realidad.

Como dice Un Curso de Milagros: “Yo sé que el miedo no existe pero tú aún no”. Y me temo que tu vida es un curso en el que descubrir todo el sentido de esta sencilla frase.

Para dejar de fabricar el miedo debes dejar de depositar fe en él, dejar de percibirlo como real. Eso es un cambio de percepción monumental, no es lo que el mundo te enseñó, pero recuerda que el mundo no puede enseñarte a ser feliz.

Mira este videoblog:

Lée este libro:

Participa en el videocurso:

YA SÉ LO QUE NO QUIERO…PERO: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERO?

Eso es lo que quiere todo el mundo: dedicarse a lo que le gusta de verdad.

¿Y ahora qué? Toca enfocarse en algo… ¿pero en qué? Es tiempo de ver a los niños emocionados por el reencuentro con sus amigos o ilusionados por llevar zapatos y libros nuevos… pero a muchos de los adultos la vuelta a la normalidad no es tan dulce y emocionante.

Ciertamente la vuelta a la rutina nunca es fácil: es tediosa, aburrida, predecible, absurda… ¿Y tú como lo llevas? ¿Qué es lo que más te está costando afrontar estos días? Los compañeros, los atascos, los sainetes políticos, madrugar… Sean cuales sean tus respuestas, sabes que las cosas deberían ser mejores, te lo prometiste hace mucho tiempo, la cuestión es que no te has atendido como mereces, ¿verdad?

Te estarás preguntando pero ¿cómo vivir en la pasión?

Sigue tus valores, nunca te perderás. Aquellas tareas que al hacerlas fluyen solas y que no eres consiente en que estas realizando un trabajo si no una actividad que te satisface. Eso sería un gran trabajo: el que se hace solo…

Toca encontrar tu pasión, auto descubriéndote, haciéndote preguntas que te ayuden a conocerte mejor. Muchas veces creemos tenerlo todo, una familia feliz, el trabajo perfecto, una economía estable. ¿Pero todo eso te hace feliz? ¿Eso es la felicidad? ¿te sientes enfocado?

Hazte aquellas preguntas que te dirán si lo que haces es lo que realmente quieres hacer los próximos años.

Aquí tienes una lista de preguntas que pueden ayudarte a clarificar tus objetivos y empezar a pensar en un cambio de rumbo si es que crees que quieres vivir de lo que amas, dedicarte a lo que te apasiona.

  • ¿Te sientes satisfecho con tu vida?
  • ¿Sientes que tienes talento y no eres capaz de poder utilizarlo en tu actual trabajo?
  • ¿Te plantearías un cambio de rumbo profesional?
  • ¿Haciendo qué cosas te siente motivado?
  • ¿En qué momentos tienes pensamientos felices?
  • ¿Qué actividad harías gratuitamente?
  • ¿Qué sueños tienes desde siempre?
  • ¿Cuáles son tus valores principales?
  • Si te garantizan que no hay fracaso, ¿Qué harías?
  • ¿Qué cosas te inspiran en otros?

Muchas de estas preguntas pueden ser determinantes al momento de poder saber cuál es la verdadera pasión. No te apresures en responder y trata de no tener distracciones, tómate tu tiempo.

Es el tiempo el que te puede ayudar a conectar con lo que realmente buscas en la vida. Te vuelvo a repetir el primer paso lo das tú y tiene que ser hoy, ¿para que esperar a mañana?

Es tu responsabilidad encontrarte, descubrirte, revelarte y por supuesto llegar a regalarte la libertad que buscas.

Se dice que el 70% – 80% de los trabajadores se sienten descontentos con su trabajo. Sal del porcentaje.

Tomar decisiones no es tarea fácil, muchas veces cuestionar nuestras logros y creencias asusta. Pero necesitas rodearte de gente que te ayude a encontrarte, que te ayude a darle forma a todas esas respuestas, respuestas que aún no sepas darle forma, pero que en el momento adecuado te ayudarán a dar los pasos acertados.

Hoy quiero retarte a empezar a tener una visión con valores y con pasión.

Si aún te quedas dudas, o no sabes por dónde empezar, o quizás ya diste el paso y lo lograste, sea cual sea tu caso compártelo, será un gusto poder leerte.

Para descubrirte, lée el libro:

Para empoderarte, sigue el curso:

Hoy cambia tu vida

Escibí el libro Taller del Amor basándome en el clásico Un Curso de Milagros está publicado en treinta o cuarenta idiomas, que se público en Estados Unidos en el año 1975.

Básicamente Un Curso de Milagros es un curso de entrenamiento mental, para dejar de sufrir y alcanzar la paz interior.

Tan sencillo como eso. Somos seres que estamos programados para sufrir, y lo que consigue ese libro es desprogramar el sufrimiento y luego reprogramar para una paz interior, que es lo que en realidad queremos todos.

Todo lo que hacemos los seres humanos es percibir, y percibir se significa interpretar, lo cual no significa que tenga que ver con la realidad. La realidad es una cosa, la interpretación es otra cosa, es totalmente subjetiva la interpretación.

Básicamente hay dos tipos de interpretación, una que es la errónea y la otra que es la correcta, ¿Y cómo sé si mi interpretación es correcta o es errónea?, fácil, la interpretación más correcta es aquella que te ofrece más paz, la que te ofrece más felicidad, la que te hace sentir bien… es así de sencillo.

La verdad es la felicidad. Lo incorrecto es lo que te hace sufrir.

La respuesta radical del Curso es que nada de lo que percibes significa nada en sí mismo, ¿qué quiere decir esto?, quiere decir que cualquier cosa (incluso un duelo, una crisis, una separación, una quiebra financiera…) significa aquello que uno quiere que signifique. Punto.

Yo sé que decir esto es muy radical y el Curso lo es, el libro lo es, yo también lo soy… pero es que necesitamos respuestas radicales, porque de otro modo no vamos a solucionar nuestros problemas, no podemos quedarnos con medias tintas.

Las cosas significan lo que uno le asigne como significado. Si le da el significado de tragedia será una tragedia, si uno le da el significado de un aprendizaje, será un aprendizaje, y si se le da un significado anecdótico, será algo anecdótico.

Vamos a seguir en el audio… Este podcast no tiene desperdicio:

Lée el libro, con los principales principios de Un Curso de Milagros:

Escucha el audiolibro: