“Camarero, este café está frío”: entrevista a Raquel Ballesteros

Este post es la entrevista que le realicé a mi amiga, psicóloga y autora del nuevo libro: “Camarero, este café está frío”, un manual de inteligencia emocional que tuve la suerte de prologar. Hoy ya está a la venta. Y con motivo de su publicación y lanzamiento entrevisté a la autora, la psicóloga: Raquel Ballesteros. Tomando un té caliente…

raquel Ballesteros

Dice Raquel Ballesteros:

“Nuestras palabras tienen un efecto importante en nosotros mismos y en el otro. El modo en que nos comunicamos y relacionamos con el mundo y con nosotros mismos, facilitará que nuestras relaciones sean sanas y constructivas, que nuestros objetivos y metas lleguen y que nuestra autoestima mejore. La asertividad es la capacidad para expresarnos de manera libre, auténtica y efectiva, respetando nuestros deseos, ilusiones y necesidades y teniendo en cuenta las de los demás.

¡Camarero, este café está frío! Primeros auxilios para mejorar tu asertividad, tu comunicación y tus relaciones personales, es el primer libro de psicología y habilidades sociales en viñetas, un libro con un formato original y ameno, para aprender a gestionar las situaciones cotidianas, conocer más a fondo la asertividad y entrenar tus habilidades sociales. Un libro que forma parte del proyecto Viñetas para Vivir.”

 

P- En el libro enumeras varias habilidades sociales y profundizas en alguna de ellas para que el lector pueda empezar a entrenarlas, de una manera sencilla y clara. ¿Cuáles son las habilidades sociales que más nos cuestan?

R- Las habilidades sociales son ese conjunto de estrategias que nos resultan útiles para relacionarnos y acercarnos a nuestros objetivos (ya sea hacer amigos, conseguir un trabajo, resolver una negociación o un conflicto, o un sinfín de otros propósitos). En el libro he querido profundizar en aquellas que más a menudo veo en mi consulta y que para mí han resultado más vitales. Estas son; gestionar los conflictos, enfrentarnos al enfado del otro, recibir y ofrecer críticas, decir no y poner límites, expresar nuestras emociones y la capacidad para ayudar y recibir ayuda del otro.

 

P- Hablas de “Primeros auxilios para mejorar nuestra asertividad, comunicación y relaciones personales”. ¿Las habilidades sociales se pueden entrenar?

R- ¡Por supuesto! Existe una diferencia clara entre reaccionar a lo que nos sucede o actuar desde la conciencia. Cuando empezamos a tomar conciencia de cuáles son nuestras dificultades, a reconocer esos patrones automáticos que surgen cuando sentimos miedo, rabia, vergüenza y que entorpecen nuestra comunicación con el otro, podemos empezar a cambiar. Parar, observarnos y respirar, nos da tiempo y libertad para decidir cómo queremos enfrentar las situaciones cotidianas.

Yo misma, si he llegado a escribir un libro, a ser terapeuta y a hacer muchas de las cosas que he hecho en esta vida es debido a haber entrenado mi asertividad y haber experimentado y continuar entrenando lo que expongo en mi libro. Para mí, la asertividad no ha sido algo natural e innato.

 

P- Enumeras tres perfiles de personas; las agresivas, las asertivas y las pasivas. ¿Todos tenemos algo de estas actitudes?

R- ¿A quién no le ha sucedido alguna vez que ha querido expresar algo y lo ha terminado haciendo de un modo agresivo y descontrolado, perdiendo los papeles? o al revés ¿Nos hemos reprimido y callado, para evitar el conflicto, para no incomodar al otro? Seguro que todos nos sentimos identificados con esto. Todos tenemos algo de agresivo o pasivo en algún momento determinado.

Cuando nos comportamos de manera agresiva, es cuando priorizamos nuestras necesidades sobre las de los demás (manipulando o controlando al otro) pero esto a medio-largo plazo tiene un alto precio, que es el deterioro de las relaciones personales y en ocasiones la culpa. Puede que consigamos nuestros objetivos y metas teniendo una actitud agresiva, pero como hemos dicho, las consecuencias pueden llevarnos a la insatisfacción y al aislamiento.

La persona pasiva al contrario, antepone las necesidades de los demás a las suyas, posponiendo sus deseos, sus decisiones y su tiempo. En consecuencia vamos acumulando mucho resentimiento y difícilmente llegamos a conseguir nuestros propósitos.

Agresivo y pasivo son dos extremos, son dos estereotipos que he querido exagerar en el libro, porque dentro de ahí hay muchos matices. Conseguir el punto de equilibrio (la asertividad), a menudo nos resulta más sencillo en unas situaciones, en unas áreas de vida o con unas personas determinadas y no con otras, pero ésa es la clave para la satisfacción personal y para una sana autoestima.

 

Espero que este aperitivo te sea útil en tu vida, y si quieres ampliar busca su libro en librerías y en Internet.

Feliz lectura.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *