Aprende sólo amor

Tal vez creas que hay mucho que aprender para ser una persona feliz, profunda, espiritual, sabia… pero sólo hay una lección. Una única enseñanza es necesaria. Y se resume con esta palabra:

Amor.

 

No me refiero a un amor de pareja o de padre o de hijo… es amor a todo y a todos, es incondicional, sin contrapartidas. Y es el efecto inmediato de entender qué es la vida y qué es todo lo que conlleva. Es muy fácil amar entonces.

UCDM dice que enseñes sólo amor ya que eso es lo que eres. Me parece un consejo sabio. Nuestra esencia es el amor y eso nos iguala a todos, lo que hemos de aprender es a reconocer el amor en cada persona y situación. No es difícil: ellos son amor, tú eres amor.

Cada vez que he sufrido fue porque olvidé, o pasé por alto, esta verdad. La única elección es amor o temor. Y es triste comprobar cómo la humanidad, en un 80%, aún vive en el miedo, para el miedo, con el miedo y alimentando el miedo. No es de extrañar que la vida  resulte tan dura.

Después de recibir Un Curso de Milagros empecé a cuestionarme esta elección en cada acto cotidiano: ¿quiero ver esto desde el amor o desde el temor? Y ésta es la parte práctica de este post. Hazte esa misma pregunta cada día, docenas de veces, hasta que sea un hábito el reenmarcar cada situación difícil desde el amor y no desde el temor (como te programaron para hacer).

¿Sabes?

  • Cuando ayudas a otros no sientes temor, sólo amor
  • Tus hijos sientes el amor o temor que transmites
  • Siempre puedes entregar una situación al amor
  • No eres una víctima del mundo que ves
  • El amor es real, el temor una invención del ego
  • O vives desde el amor o desde el temor

Aprendes lo que enseñas, así que enseña amor como única forma de aprenderlo. ¿Cómo enseñarlo? Compórtate desde la paciencia, la confianza, la compasión, la comprensión, la aceptación, el no juicio, la paz… y enseñarás amor a todos. Y en eso te convertirás. Y tendrás todo eso porque tú te lo habrás dado.

No digo todo esto para ser “bueno”, o “ganarte el cielo”, eso son tonterías. Lo digo para tu propio bien y tu felicidad. Que es la de todos.